Se avecina la Pascua de Resurrección, tiempo de reflexión y también del famoso conejito, quien enfrenta un gran cambio este año con la entrada en vigencia de la Ley de Etiquetado de Alimentos, que prohíbe el uso de figuras infantiles en productos altos en azúcar y calorías. En este sentido, la autoridad ya empezó la fiscalización en todo Chile, siendo particularmente celosos en prohibir la utilización de personajes, aunque estén protegidos mediante marcas comerciales válidamente registradas.

En forma paralela, hace unos días la prensa informó que el Estado gastó $21 mil millones en comida rápida para jóvenes universitarios en virtud de la beca Junaeb. Llama la atención la inconsistencia de esta política pública, que combate el sobrepeso restringiendo la publicidad y venta de productos en los menores de 14 años por un lado, pero, al mismo tiempo, permite que los jóvenes acreedores de la beca Junaeb gasten miles de millones de pesos de fondos públicos en comida rápida.

Urge adoptar una política integral, que abarque todos los sectores de la población, y que vaya acompañada de una educación efectiva.