El operador de producción ecológica debe notificar a la autoridad competente su compromiso e informar sobre el organismo de control pertinente, así como firmar una declaración que certifique que lleva a cabo su actividad de conformidad con las normas de producción ecológica y que acepta, en caso de infracción, la aplicación forzosa de medidas.

Por medio del presente Reglamento se establece un número anual mínimo de muestras que deben ser tomadas y analizadas por los organismos de control, se clarifica el intercambio de información y se incluye una definición del término «expediente de control» como aquel conjunto de toda la información y los documentos transmitidos, a los fines del régimen de control, a las autoridades competentes del Estado miembro o a las autoridades y organismos de control por un operador sujeto al régimen de control, incluida toda la información y los documentos pertinentes relativos a este operador o a sus actividades que obren en poder de las autoridades competentes y de las autoridades y organismos de control, con excepción de la información y los documentos que no tengan incidencia en el funcionamiento del régimen de control.

El Anexo XIII ter enumera las cuestiones a las que deben referirse los datos ecológicos de la autoridad nacional competente –información relativa a la autoridad competente en materia de producción ecológica, al régimen de control y a los organismos y autoridades de control-.