El Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018 que actualmente se está tramitando en el Parlamento contempla una reforma del régimen fiscal del patent box que implicará que el know-how deje de disfrutar de sus actuales ventajas fiscales.

La modificación se justifica en la exposición de motivos de la adaptación de la regulación española a los acuerdos adoptados en el seno de la Unión Europea y de la OCDE y, en particular, para observar lo establecido en el informe relativo a la acción 5 del Plan BEPS de la OCDE.

Dicho Informe desarrolla el llamado nexus approach (criterio del nexo) como criterio para configurar un régimen preferencial de intangibles que no resulte perjudicial conforme a este estándar internacional y concreta los activos intangibles susceptibles de beneficiarse de un régimen preferencial.

Una primera adaptación se había producido ya a través de la Ley de Presupuestos Generales para el año 2016. No obstante, se encontraba pendiente de adecuación la definición de los activos intangibles susceptibles de beneficiarse de este incentivo fiscal. El Informe de la OCDE señala que, según el enfoque del nexo, los activos intangibles que podrían beneficiarse de incentivos fiscales son las patentes y otros activos intangibles que cumplan la triple condición de ser funcionalmente equivalentes a patentes, legalmente protegidos y sujetos a procesos similares de autorización y registro. En consecuencia, se concluye que los activos intangibles que son funcionalmente equivalentes a las patentes son:

- las patentes en un sentido amplio (los modelos de utilidad, los activos que garantizan protección a las plantas y el material genético, la designación de un fármaco huérfano y las ampliaciones de la protección de patentes);

- el software registrado;

- el software registrado otros activos intangibles que son útiles, novedosos y no evidentes y que se certifican por una agencia gubernamental independiente.

De acuerdo con este criterio, se modifica la redacción del artículo 23 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades para excluir expresamente de la definición de activos intangibles a los planos, fórmulas o procedimientos secretos y derechos sobre informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas (know-how). Por el contrario, se incluyen en la definición los modelos de utilidad, los certificados complementarios de protección de medicamentos y de productos fitosanitarios y el software avanzado registrado que haya sido obtenido como resultado de proyectos de investigación y desarrollo.

Asimismo, se regula la determinación de la renta positiva susceptible de reducción y los efectos derivados de la obtención en ejercicios posteriores de rentas negativas.

Finalmente, se prevé la introducción de un régimen transitorio para los activos intangibles disponibles con anterioridad a 1 de julio de 2016, con efectos hasta el 30 de junio de 2021, fecha a partir de la cual únicamente será de aplicación el nuevo régimen.

Será preciso, por tanto, seguir atentamente el desarrollo parlamentario de este proyecto de ley y evaluar el posible impacto tanto en las cesiones de intangibles realizadas en el pasado como en las que se puedan realizar en el futuro.