La Ley No. 358-05 sobre Protección de los Derechos del Consumidor o Usuario fue promulgada el 14 de septiembre del año 2005. Sus disposiciones más relevantes pueden agruparse en los siguientes renglones fundamentales:

Regulación de la oferta, promociones y publicidad de productos y servicios. La ley exige la veracidad de las informaciones contenidas en los anuncios de ofertas promocionales. En estos casos debe informarse al público sobre las bases y tiempo de duración de las mismas. Se prohíbe la publicidad engañosa, anticompetitiva, denigrante o que pueda inducir a confusión; así como también realizar propuestas al consumidor sobre productos o servicios que no hayan sido requeridos previamente y que generen un cargo automático en cualquier sistema de débito o interpretando el silencio del consumidor como aceptación a dicho cargo.

Delimitación del ámbito y alcance de la responsabilidad civil por vicios y defectos. La ley exige la responsabilidad de todos los participantes en la producción de bienes y servicios que se distribuyen en el mercado (productores, importadores, distribuidores, comerciantes, proveedores, etc.)de garantizar la idoneidad y calidad de los mismos, estableciendo su responsabilidad solidaria, bajo los parámetros del derecho civil, respecto a las indemnizaciones que se deriven de las lesiones y pérdidas producidas por la tecnología, por instrucciones inadecuadas, insuficientes o incompletas relativas a la utilización de los productos o servicios que distribuyen en el mercado.

Regulación de la prestación de servicios. Las empresas prestatarias de servicios deben habilitar un sistema de registro de reclamos. Cuando se trate de servicios de reparación o mantenimiento, el cliente debe recibir previamente del prestatario un presupuesto escrito que deberá contar con la aprobación expresa del cliente antes de proceder a efectuarse el trabajo. Asimismo, el prestatario del servicio debe otorgar al cliente una garantía no inferior a 30 días.

Regulación del contenido de los Contratos de Adhesión y limitación de la validez de las cláusulas abusivas. La ley declara nulas, inexistentes y sin efecto las estipulaciones contractuales que: (a) exoneren la responsabilidad del proveedor; (b) representen renuncia/limitación al ejercicio de los derechos reconocidos por la ley a favor del consumidor; (c) inviertan la carga de la prueba en perjuicio del consumidor o le impongan condiciones injustas, discriminatorias o exageradamente gravosas; (d) permitan al proveedor la modificación sin previo aviso de los términos y condiciones del contrato; (e) impongan al consumidor la obligación de utilizar un procedimiento arbitral para la resolución de controversias o remitirse textos legales extraños al contrato; (f) las que incluyan espacios en blanco o subordinen la conclusión del contrato a la aceptación de prestaciones suplementarias o complementarias que no guarden relación con su objeto.

Consagración del principio de protección contractual a favor del consumidor. La ley dispone que las cláusulas de los contratos de venta de productos y prestación de servicios, serán interpretadas siempre del modo más favorable para el consumidor.