Según informan los medios, el Divina Joventut ha logrado cerrar un acuerdo con la Administración tributaria para establecer un calendario de pagos que, a priori, le permite coger aire y afrontar sus obligaciones tributarias sin que ello lleve el Club a su desaparición.

Según se señala en el citado artículo, el Divina Joventut ha alcanzado un pacto con la AEAT similar al que han suscrito algunos clubes de fútbol, el cual le habilita para satisfacer su deuda tributaria (aproximadamente, 3.000.000.-€ entre principal, recargos e intereses), en plazos prácticamente lineales y durante un periodo de 8 años.

Dichos pagos serán superiores en determinadas circunstancias, pactadas ex ante, como por ejemplo cuando el Divina Joventut obtenga cobros extraordinarios derivados de la venta de jugadores.

Con dicho acuerdo, además, se produce el levantamiento del embargo ordenado con anterioridad contra el histórico Club, permitiéndole maniobrar con normalidad en su día a día.

Hacienda, como Dios, aprieta pero no ahoga en este caso y gracias a la calendarización de la amortización de la deuda, la entidad intentará sanear definitivamente sus cuentas y saldar los pagos pendientes con el Fisco sin que ésta se vea abocada a la quiebra.

La firma de este acuerdo forma parte del plan de salida del presidente del Club, D. Jordi Villacampa, el cual pretende abandonar la presidencia con los flecos atados y con la viabilidad económica del Club asegurada.