Mediante la Ley N° 223 de 8 de junio de 2021 (“Ley 223”), se establecieron nuevos incentivos fiscales en Panamá para aquellas personas jurídicas especializadas en la operación de plantas industriales de reciclaje y para aquellas dedicadas a la industria del plástico que, a raíz de la Ley N° 187 de 2020 (que regula la reducción y el reemplazo progresivo de los plásticos de un solo uso), reconviertan su actividad y reemplacen sus productos de plástico por materiales biodegradables libre de plástico.

Los operadores de plantas industriales de reciclaje tendrán derecho a exoneraciones del Impuesto Sobre la Renta, Impuesto de Dividendos e Impuesto de Importación sobre equipos y maquinarias requeridas para la manufactura por cinco años, aunque siguen estando obligadas a presentar Declaración Jurada de Rentas anualmente. Por otro lado, las empresas que hayan reconvertido su actividad, gozarán de una exoneración del Impuesto de Importación sobre equipos y maquinarias, así como de un descuento de 15% en su Impuesto Sobre la Renta, también por cinco años. 

El procedimiento para solicitar la aplicación de los beneficios mencionados deberá ser reglamentado por el Órgano Ejecutivo, quedando excluidos de dicho beneficios quienes se dediquen simplemente a recolectar materiales reciclables para exportar y quienes hayan reemplazado el plástico en sus operaciones por plástico sintético biodegradable, entre otros derivados del petróleo.