Separar el departamento de servicios centrales de administración del resto de la empresa transmitida constituye fraude de ley al no poder considerarse dichos servicios como un centro de trabajo o unidad productiva autónoma.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 14 de marzo de 2017 (JUR\2017\82807)

En el caso que se plantea ante el Tribunal Supremo (“TS”), se consideró probado que en el marco de una compraventa de activos en el que fi guraba un anexo con la relación de trabajadores que se subrogaban, se excluía a trabajadores pertenecientes a los servicios centrales de administración. Transcurridos menos de cinco meses, los trabajadores son despedidos por causas objetivas alegando las pérdidas sufridas en los últimos tres años por el descenso de la actividad.

El TS recuerda que para determinar si se reúnen los requisitos necesarios para la transmisión de una entidad, han de tomarse en consideración todas las circunstancias características de la operación, entre las cuales fi guran, en particular, el tipo de empresa o de centro de actividad de que se trate, el que se hayan transmitido o no elementos materiales como los edifi cios y los bienes muebles, el valor de los elementos inmateriales en el momento de la transmisión, el hecho de que el nuevo empresario se haga cargo o no de la mayoría de los trabajadores, el que se haya transmitido o no la clientela, así como el grado de analogía de las actividades ejercidas antes y después de la transmisión y de la duración de una eventual suspensión de dichas actividades.

Estos elementos son únicamente aspectos parciales de la evaluación de conjunto que debe hacerse sin que puedan apreciarse aisladamente.

En el asunto enjuiciado, el TS concluye que estamos en presencia de una transmisión de empresa. En efecto, se suscribió un contrato privado de compraventa de activos (relaciones jurídicas y comerciales con los clientes incluyendo cartera de clientes, contratos de trabajo de los empleados y contratos de arrendamiento de las ofi cinas de venta) en el que fi guraba un anexo con la relación de los trabajadores en los que se subrogaba la adquirente, no fi gurando en el mismo siete trabajadores.

Entiende el TS que se ha transmitido una empresa y, por lo tanto, que se deben transmitir todos sus departamentos, pudiendo quedar fuera de dicha transmisión únicamente los centros de trabajo y las unidades productivas autó- nomas, pero no puede quedar excluido de la transmisión un determinado departamento de la empresa como el de los servicios centrales de administración.

De acuerdo con ello, el TS considera que ha existido fraude de ley al excluir del contrato de compraventa la subrogación de 7 trabajadores integrados en el departamento de servicios centrales de administración, y que, mediante el mismo, se pretendía eludir la aplicación de las normas laborales de subrogación.

En este contexto, el despido objetivo no puede considerarse justifi cado, siendo así que el TS lo declara improcedente y condena solidariamente a las empresas al pago de la indemnización