La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ("CNMC") ha publicado, con fecha de 28 de septiembre de 2018, un documento de consulta pública sobre la propuesta de nueva regulación de los servicios prestados por las plantas de regasificación de gas natural licuado ("GNL"). Esta propuesta se someterá, por tanto, a un proceso de consulta pública en la que los titulares y operadores de las plantas, operadores y usuarios del sistema pueden participar aportando sus comentarios hasta el 31 de octubre de 2018. Los comentarios emitidos tendrán, en principio, carácter público a menos que se especifique lo contrario.

La propuesta incluye un análisis de varios posibles modelos optando, finalmente, por el llamado "modelo agregado de plantas de regasificación". Las principales características de la propuesta son las siguientes:

1. Motivación de la propuesta de reforma

La CNMC ha analizado una serie de aspectos que son susceptibles de mejora, entre los que cabría destacar:

  • El nivel de utilización de las plantas de regasificación es bajo y no uniforme. El modelo actual incentiva la concentración de usuarios en plantas concretas para aprovecharse de la liquidez existente y así tener más posibilidades de trading y de establecer relaciones bilaterales.
  • Por otro lado, la estructura de peajes es obsoleta. Este desajuste lleva a una reducción de la competitividad de las plantas españolas en relación con sus competidores del mercado europeo (a modo de ejemplo, España ha perdido prácticamente toda su cuota en carga de GNL a buques).

2. Objetivos de la propuesta

  • Promover una mayor utilización de las plantas españolas a través de la oferta de nuevos servicios y de flexibilidades más atractivas.
  • Incrementar la competitividad del sector gasista. Reducir las barreras de entrada al sector gasista en España.
  • Facilitar la operación de instalaciones y reducir la aparición de congestiones.
  • Hacer efectiva la prestación de los nuevos servicios en las plantas de regasificación de GNL, ahora limitadas por la ausencia de regulación (falta de adaptación de la normativa de peajes, imposibilidad de contratación de ciertos servicios de forma independiente etc.), ofertando productos adaptados a las necesidades de mercado en cada momento.
  • Contribuir a la creación de un mercado líquido de GNL sin condiciones ni restricciones, conformando un potencial hub de GNL que sea referente europeo.
  • Simplificar y agilizar los procedimientos de contratación.

3. Modelo propuesto

En este documento, la CNMC realiza un análisis de una serie de modelos de prestación de servicios por las plantas de regasificación. Tras un estudio comparativo, el modelo por el que opta la CNMC es el denominado modelo agregado de plantas de regasificación.

A grandes rasgos, el modelo agregado consiste en:

  • por un lado, ofrecer dos tipos de productos susceptibles de contratación en las plantas de regasificación:
    • uno agregado, que integra servicios de capacidad de descarga, almacenamiento de GNL y regasificación (que se contratarían de forma conjunta);
    • y productos susceptibles de contratación individualizada para los servicios de descarga de buques, regasificación, almacenamiento de GNL, carga de cisternas, carga de GNL a buque, trasvase de buque a buque, puesta en frío de buques, bunkering de GNL y salida del PVB a tanque de planta de regasificación;
  • y por otro lado, ofertar los servicios de almacenaje y regasificación de forma deslocalizada, como un almacenamiento y una regasificación virtual para el conjunto de plantas, mientras que los servicios que requieren un localización expresa por planta de regasificación seguirán siendo ubicados por el usuario en cada planta, a su libre elección.

En este sentido, este nuevo modelo conllevaría que:

  • La asignación de ventanas de descarga/carga de buques, trasvase de buques, puesta en frío y bunkering, así como la capacidad de carga de cisternas, se hará por cada planta de regasificación, conforme a lo solicitado por el usuario.
  • No obstante, la capacidad de regasificación, el almacenamiento de GNL y la salida de PVB a tanque de planta de regasificación no se asignará para una planta concreta (el usuario no solicitará esos servicios a una planta concreta), sino para el conjunto de las plantas. El gestor técnico del sistema ("GTS") indicará a cada operador de planta de regasificación la cantidad a regasificar, con el fin de optimizar la operación de las plantas.

Retribución y peajes

La CNMC, con el propósito de implementar el nuevo modelo, reconoce la necesidad de una nueva estructura tarifaria capaz de recuperar los costes razonables incurridos por los operadores. A resultas del nuevo modelo, algunos de los productos no localizados se prestarán como servicios en una terminal u otra dependiendo de la decisión del GTS y no de los usuarios. Asimismo, en la actualidad el operador de cada planta es el encargado de facturar los productos a los usuarios, con el modelo propuesto será el GTS quien deberá facturar en nombre de los operadores.

Además, el modelo requerirá los mismos peajes de entrada a la red de transporte para cada planta y algunas modificaciones (no especificadas) en el mecanismo de retribución de las plantas de regasificación, que hicieran económicamente neutras las decisiones de optimización logísticas que adopte el GTS.

Funciones de los operadores y del GTS

El nuevo modelo requiere la modificación de las funciones y responsabilidades de todos los sujetos implicados: usuarios, el GTS y los operadores. De una forma genérica, el GTS adquiere nuevas funciones en relación a la contratación de capacidad de las plantas, en su operación logística y en la facturación de los peajes.

Las funciones principales de los titulares de las plantas y los operadores consisten en la operación y mantenimiento de las infraestructuras, así como la definición de la capacidad de los servicios físicos que pueden dar las plantas, para así desarrollar los productos comerciales en coordinación con el resto de transportistas y el GTS.

Desarrollo normativo

Sujeto al periodo de consulta y cumplimiento de los demás requisitos para su puesta en marcha, la CNMC reconoce que la implementación de este modelo se encuentra sujeta, en particular, a las modificaciones normativas necesarias para asignar a la CNMC, la competencia relativa al acceso a las instalaciones de GNL prevista en la Directiva del Gas. Los desarrollos reglamentarios posteriores necesarios para implementar estas propuestas deberían comprender varias Circulares de la CNMC, completando algunas de las ya existentes, que incluyan los aspectos esenciales, para dejar, sin embargo, la procedimentación de otro tipo de aspectos logísticos al GTS y a los operadores de las plantas. En particular, se trataría de definir los mecanismos de acceso, la contratación de capacidad, la gestión de congestiones, el balance, las garantías, la retribución de las infraestructuras, los peajes y los derechos y las obligaciones de los transportistas y del GTS.