Según cifras extraoficiales, los disturbios que han tenido lugar en Chile desde octubre de 2019 han causado pérdidas que podrían costar al sector asegurador alrededor de 3 billones de dólares a través de unas 5000 reclamaciones. Este perfil contrasta con el del terremoto que azotó a Chile en el 2010, el cual generó más de 220,000 reclamos por un valor de 6.8 billones de dólares. .Los disturbios han generado muchos menos reclamos pero de mucho mayor valor y complejidad.

Según la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) unos 25,000 negocios se han visto afectados por la continuada inestabilidad social y los desórdenes. De este total unos 10.,000 son pequeñas y medianas empresas, muchas de las cuales no tienen seguro que cubra este tipo de situaciones. La póliza básica en el mercado chileno cubre daños por incendio y solo excepcionalmente extiende su cobertura a terrorismo, o pérdidas causadas por huelgas, desorden público y saqueos.

Si bien hoy en día las empresas locales están analizando las definiciones y coberturas de sus pólizas y considerando el impacto de la cobertura de riesgo político, una cuestión sigue pendiente: Cuando y como se puede aplicar el deducible? La pregunta implica determinar el concepto y la extensión del ‘evento’ o del incidente dañoso, dependiendo del caso. Específicamente, cuales son los límites de un evento que causa múltiples perdidas, y cuántos deducibles son aplicables?

La cuestión clave a considerar al analizar el número de eventos u ocurrencias y, por lo tanto, cuantos limites o deducibles aplican, es si las circunstancias pasan el examen de tener suficientes ‘ unidades’ tales como causalidad, tiempo y lugar, además obviamente del lenguaje de la póliza. Este es un asunto tanto de evidencia como de interpretación legal y habrán cuestiones complejas que considerar al tomar cuenta los hechos que causaron los disturbios y si realmente hay suficientes ‘unidades’ que permitan atribuírselas a una sola causa o evento, o si el desorden público y sus consecuencias en diferentes lugares y tiempos significa que hay múltiples eventos causando múltiples limites y/o deducibles.

Esto puede traer consecuencias significativas para el asegurado y las aseguradoras, convirtiéndose en probablemente motivo de controversia en el medio plazo.