Al tratarse de un escrito dirigido a un órgano administrativo, el plazo de caducidad para la demanda por despido queda suspendido desde el mismo momento en que se presenta la papeleta de conciliación en la oficina postal para su remisión al Organismo de Conciliación y Mediación correspondiente, siempre que conste fehacientemente la fecha de presentación.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 19 de septiembre de 2017 [JUR\2017\245562]

El objeto de debate que resuelve la presente sentencia versa sobre si la presentación de la “papeleta de conciliación” en una oficina de Correos para su remisión al Organismo de Mediación, suspende desde ese mismo día el cómputo de plazo de caducidad de la acción por despido, con los efectos propios del artículo 65.1 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social. 

En relación a ello, el Tribunal Supremo argumenta que la presentación de los escritos administrativos ha de hacerse con arreglo a la legislación administrativa. En el caso objeto de enjuiciamiento argumenta que, el ciudadano no debe verse privado de las garantías o facilidades que se anudan a la presentación de escritos dirigidos a la Administración, aunque se trate de uno que posee carácter pre-procesal, como es la papeleta de conciliación. 

De este modo, las reglas sobre presentación de escritos administrativos han de mantener su virtualidad y solo deberían ser desplazadas en la medida en que resultasen incompatibles con las previsiones, explícitas o no, de la legislación procesal. En el presente caso, el Tribunal Supremo no atisba impedimento alguno para que el escrito instando la conciliación –es decir, la “papeleta”– pueda presentarse ante las Oficinas de Correos, tal y como viene permitiendo la legislación sobre procedimiento administrativo.

Por tanto, no resultarían de aplicación en el supuesto las reglas sobre presentación de escritos procesales por Correos pues se trata de un escrito dirigido a órgano administrativo.

Además, el Tribunal Supremo también valora la situación concreta del trabajador, el cual residía en una población lejana a la sede del órgano administrativo frente al que se dirigía la demanda de conciliación. 

En conclusión, la presentación del escrito instando la conciliación en una Oficina de Correos despliega los mismos efectos que si se hubiera realizado en un registro administrativo, en especial respecto de la suspensión del plazo de caducidad para accionar desde el mismo día de su presentación.