Las denominaciones de vinos existentes son aquellas que fueron protegidas automáticamente de conformidad con los artículos 51 y 54 del Reglamento (CE) nº 1493/1999 del Consejo de 17 de mayo de 1999 por el que se establece la organización común del mercado vitivinícola, y por el artículo 28 del Reglamento (CE) nº 753/2002 de la Comisión de 29 de abril de 2002.

La normativa comunitaria preveía que los Estados miembros transmitiesen a la Comisión hasta el 31 de diciembre de 2011 los expedientes técnicos y las decisiones nacionales de aprobación de las denominaciones de vinos protegidas existentes. No habiéndose cumplido dicha obligación, las citadas denominaciones deben suprimirse del registro y dejar de estar protegidas en virtud del Reglamento nº 1234/2007 del Consejo.

Los vinos comercializados o etiquetados antes de la fecha de entrada en vigor del presente Reglamento con las referidas denominaciones podrán comercializarse hasta el agotamiento de sus existencias.