El presente documento ofrece respuesta a una serie de preguntas sobre los aspectos básicos de la patente europea con efecto unitario.

  1. ¿Qué es la patente europea con efecto unitario?

La patente europea con efecto unitario (también conocida como patente unitaria) no es un título comunitario de propiedad industrial, a diferencia de otros derechos como la marca comunitaria [Reglamento (CE) n.º 207/2009 del Consejo, de 26 de febrero de 2009, sobre la marca comunitaria, que derogó al anterior Reglamento (CE) núm. 40/94], las obtenciones vegetales comunitarias [Reglamento (CE) n.º 2100/94 del Consejo de 27 de julio de 1994 relativo a la protección comunitaria de las obtenciones vegetales], o el diseño industrial comunitario [Reglamento (CE) n.º 6/2002 del Consejo de 12 de diciembre de 2001 sobre los dibujos y modelos comunitarios].

Por el contrario, la patente unitaria es una patente europea. Esto significa que es un título de propiedad industrial que se obtiene de conformidad con lo dispuesto por el Convenio sobre la patente europea de 1973 (CPE), firmado en Múnich el 5 de octubre de 1973, y, por lo tanto, la patente se solicitará a la Oficina Europea de Patentes. La peculiaridad de la patente europea con efecto unitario reside en el hecho de que, una vez concedida, surtirá efectos (los mismos efectos) en todos los Estados de la Unión Europea participantes en el proceso de creación de este tipo de patente.

Hasta el momento, la obtención de una patente en todos los Estados de la Unión Europea exige, bien la presentación de una solicitud de patente nacional en cada uno de los países, bien la solicitud de una patente europea designando a los distintos Estados de la UE. Pero una vez concedida la patente europea varios Estados exigen la traducción y validación de la patente europea ante sus Oficinas nacionales de propiedad industrial para que la patente europea produzca efectos en su territorio. Además, una vez finalizado todo el proceso, la patente europea que ha designado a los distintos Estados de la UE se traduce en un "haz de patentes", de modo que los efectos jurídicos de la patente europea en cada Estado se determinan de conformidad con la legislación nacional de esos Estados. Y de la misma manera, el titular de la patente debe entablar acciones por infracción en cada una de las jurisdicciones en que se han producido los actos lesivos, siendo igualmente preciso entablar las acciones de nulidad en cado uno de los Estados en los que se quiere anular la patente.

Precisamente estos inconvenientes son los que se quieren evitar con la patente europea con efecto unitario. Como se ha dicho, esta patente será, en realidad, una patente europea solicitada ante la OEP con un mismo juego de reivindicaciones para todos los Estados participantes, de modo que una vez concedida, y en el plazo de un mes desde la publicación de la nota de concesión de la patente europea en el Boletín Europeo de Patentes, se podrá presentar -ante la propia OEP- la petición de efecto unitario de la patente europea.

Una vez inscrito el efecto unitario en el Registro para la protección unitaria mediante patente, la patente unitaria otorgará protección uniforme y tendrá los mismos efectos en todos los Estados de la UE participantes (todos menos España e Italia). Esta protección unitaria no surtirá efectos a partir de la inscripción en el Registro para la protección unitaria, sino que la protección tiene efectos retroactivos en los Estados miembros participantes, desde el día de la publicación de la nota de concesión de la patente europea en el Boletín Europeo de Patentes. Por este motivo, y a fin de evitar una doble protección mediante patente, los Estados miembros participantes están obligados a adoptar las medidas para garantizar que, cuando se haya inscrito el efecto unitario de una patente europea y este se extienda a su territorio se considere que dicha patente europea no ha surtido efecto como patente nacional en su territorio en la fecha de publicación de la nota de concesión en el Boletín Europeo de Patentes.

De conformidad con todo lo anterior, la patente unitaria tendrá un juego de reivindicaciones único para los veinticinco Estados participantes (de no ser así no se podrá solicitar el efecto unitario) y no será preciso proceder a la traducción de dicho juego para su validación en cada Estado, como sucede con las patentes europeas. Precisamente, como una consecuencia de la protección uniforme, la patente unitaria sólo podrá limitarse, transferirse, revocarse o extinguirse respecto de todos los Estados miembros participantes, aunque podrá ser objeto de licencia respecto de todos o parte de los territorios de los Estados miembros participantes.

Por lo demás, y dado que el efecto unitario descansa en una patente europea de base, el efecto unitario se considerará que no ha tenido lugar en la medida en que dicha patente haya sido revocada o limitada.

  1. ¿Qué Estados de la Unión Europea participan en el sistema de la patente europea con efecto unitario?

En la actualidad son todos los Estados, salvo España e Italia. Estos dos Estados han quedado al margen por discrepancias sobre el régimen lingüístico de la patente unitaria. De hecho, la oposición de estos países es la que determinó que la creación de la patente europea con efecto unitario se haya producido recurriendo al procedimiento de cooperación reforzada.  

En efecto, el Consejo de la UE autorizó el recurso a este procedimiento el 10 de marzo de 2011. Tras esta Decisión, el Consejo Europeo de 29 de junio de 2012 alcanzó el acuerdo final sobre la patente unitaria de la Unión Europea, estableciéndose la necesidad de aprobar un paquete de medidas legislativas, consistente en dos Reglamentos comunitarios y en la firma y ratificación del Acuerdo sobre un Tribunal unificado de patentes.  

La creación de la protección unitaria de la patente europea por medio del recurso al procedimiento de cooperación reforzada provocó que España e Italia presentasen sendos recursos de anulación contra la Decisión del Consejo por la que se acudía al procedimiento de cooperación reforzada. Los recursos han sido desestimados por la Sentencia del TJUE (Gran Sala) de 16 de abril de 2013, asuntos acumulados C‑274/11 y C‑295/11.  

  1. ¿Dónde se regula la patente unitaria?  

La regulación de la patente unitaria se contiene en dos Reglamentos de la UE publicados en el Diario Oficial de la Unión Europea L 361, de 31 de diciembre de 2012: el Reglamento (UE) n.º 1257/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2012, por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la creación de una protección unitaria mediante patente, y el Reglamento (UE) n.º 1260/2012 del Consejo de 17 de diciembre de 2012, por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la creación de una protección unitaria mediante patente en lo que atañe a las disposiciones sobre traducción.  

Adicionalmente, la regulación de las cuestiones procesales relativas –entre otras materias– a las acciones en defensa la patente y a los procedimientos de nulidad se contiene en el Acuerdo sobre un Tribunal unificado de patentes. Este texto tiene la peculiaridad de que no es un instrumento jurídico de la Unión Europea, sino un tratado internacional suscrito el 19 de febrero de 2013 por 24 Estados (todos menos España, Polonia y Bulgaria, porque Italia, aunque ha quedado al margen de la patente unitaria, sí desea que el TUP tenga competencia sobre las patentes europeas validadas en Italia). Bulgaria se convirtió en el 25º Estado signatario el 5 de marzo de 2013.  

  1. ¿Cuándo se podrán solicitar patentes europeas con efecto unitario?  

Según el Reglamento (UE) n.º 1257/2012, su aplicación se producirá a partir del 1 de enero de 2014, o a partir de la fecha de entrada en vigor del Acuerdo sobre un Tribunal unificado de patentes, si ésta es posterior.  

A su vez, el referido Acuerdo entrará en vigor en aquel de los siguientes momentos que se produzca en último lugar: a) el 1 de enero de 2014, b) el primer día del cuarto mes siguientes a aquel en el curso del cual se haya depositado el 13º instrumento de ratificación o adhesión, “siempre que entre dichos instrumentos se encuentren los de los tres Estados miembros en los que haya tenido efectos el mayor número de patentes europeas el año anterior a la firma del Acuerdo” (es decir, Alemania, Francia y Reino Unido), c) el primer día del cuatro mes siguientes a aquel en el curso del cual hayan entrado en vigor las modificaciones, en lo que concierne a su relación con el Acuerdo, del Reglamento (UE) n.º 1215/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2012, relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil. [Téngase en cuenta que es muy probable que el proceso de ratificación de los Estados sufra retrasos y a fecha 1 de enero de 2014 no se alcancen las trece ratificaciones. Pero es que, aunque así fuera, es igualmente preciso que se modifique el Reglamento (UE) n.º 1215/2012].  

Es posible, por tanto, que la aplicación del Reglamento (UE) n.º 1257/2012 tenga lugar cuando el Acuerdo sobre el TUP aún no ha sido ratificado por todos los Estados participantes. En tal caso, la patente europea con efectos unitarios surtirá efectos únicamente para los Estados participantes que hayan ratificado el Acuerdo. Esto es así porque el propio Reglamento dispone (art. 18. 2 in fine) que “cualquier patente europea para la que se haya inscrito el efecto unitario en el Registro pata la protección unitaria mediante patente, tendrá efecto unitario solo en aquellos Estados miembros participantes en los que el Tribunal Unificado de Patentes tenga competencia exclusiva con respecto a las patentes europeas con efecto unitario en la fecha de registro”.  

  1. ¿Se contienen en los referidos textos normativos disposiciones sobre el contenido del derecho de propiedad industrial conferido por la patente unitaria?  

Como se ha dicho, el alcance y las limitaciones del derecho de propiedad industrial conferido por la patente unitaria serán uniformes en todos los Estados miembros participantes en los que la patente tenga efecto unitario. Ahora bien, en realidad, en los Reglamentos que conforman el llamado paquete de la patente unitaria, no se contiene una regulación detenida del contenido del derecho de patente. Antes al contrario, se establecen normas para determinar cuál será la legislación nacional de patentes que determine el contenido de la patente unitaria.  

Así, tras disponer que “la patente europea con efecto unitario conferirá a su titular el derecho a impedir que cualquier tercero cometa actos contra los que aquella ofrezca protección en la totalidad de los Estados miembros participantes en los que tenga efecto unitario”, y que “el alcance y las limitaciones de ese derecho serán uniformes en todos los Estados miembros participantes en los que la patente tenga efecto unitario”, el Reglamento n.º 1257/2012 preceptúa que los actos contra los que la patente ofrece protección y las limitaciones aplicables serán los que defina la normativa nacional del Estado miembro participante en cuyo territorio esa patente tenga efecto unitario, y en el que el solicitante tuviera su domicilio o centro principal de actividad en la fecha de la solicitud de la patente, o en su defecto, el solicitante tuviera un centro de actividad. Y cuando el solicitante no tuviera su domicilio, centro principal de actividad o centro de actividad en un Estado miembro participante en el que la patente tenga efecto unitario, se aplicará la legislación alemana, por tener la Organización Europea de Patentes su sede en Alemania.  

Con todo, el Reglamento (UE) n.º 1257/2012 sí establece una disposición sustantiva relativa al agotamiento de los derechos conferidos por la patente europea con efecto unitario, al preceptuar que estos derechos no se extenderán a los actos relativos al producto amparado por la patente realizados en los Estados miembros participantes en los que la patente tenga efecto unitario, después de que ese producto haya sido comercializado en la Unión por el titular de la patente o con su consentimiento, a menos que existan motivos legítimos que justifiquen que el titular de la patente se oponga a la comercialización ulterior del producto.  

Asimismo, el Acuerdo sobre el Tribunal unificado de patentes, en sus artículos 25 a 30, contiene diferentes previsiones sustantivas, sobre el derecho a impedir el uso directo o indirecto de la invención, las limitaciones de la patente, el derecho fundado en una utilización anterior de la invención, el agotamiento de los derechos conferidos por la patente y los efectos de los certificados complementarios de protección. (Estas disposiciones figuraban en los trabajos legislativos del Reglamento n.º 1257/2012, pero fueron finalmente incorporados al Acuerdo, con la intención de reducir la intervención del Tribunal de Justicia sobre dichas cuestiones, tal como se explica en otro de los documentos & Análisis)  

Por lo demás, el artículo 15 del Reglamento (UE) n.º 1257/2012 prevé expresamente la aplicación complementaria de las normas del Derecho de la competencia y de las disposiciones relativas a la competencia desleal, aunque deja abierto el interrogante de la legislación de cuál país se trata.  

  1. ¿En qué idioma se puede presentar la solicitud de patente europea con efecto unitario?

La lengua de procedimiento ante la OEP es la determinada en el CPE. A este respecto, y como es notorio, las lenguas oficiales de la Oficina Europea de Patentes son el alemán, el inglés y el francés. De este modo, aunque es posible presentar a la OEP una solicitud de patente en otra lengua, es preciso que esté traducida a una de las referidas lenguas oficiales.  

Precisamente por esto, el Reglamento (UE) n.º 1260/2012 establece un sistema de compensación de los gastos de traducción a favor de PYMEs, personas físicas, organizaciones sin ánimo de lucro, universidades o institutos públicos de investigación que tengan su domicilio o centro principal de actividad en un Estado miembro de la Unión).  

En todo caso, y sobre la base de lo anterior, la lengua del procedimiento será –según el art. 14.3 del CPE– la lengua oficial de la Oficina Europea de Patentes en que se haya presentado o en que se haya traducido la solicitud de patente europea. Será en esa lengua de procedimiento en la que se publicarán los folletos de patente europea, incluyendo una traducción de las reivindicaciones en las otras dos lenguas oficiales de la Oficina Europea de Patentes (art. 14.6 del CPE).  

Pues bien, con estos presupuestos el Reglamento (UE) n.º 1260/2012 dispone (art. 3.1) que “cuando se haya publicado, de conformidad con el artículo 14, apartado 6, del CPE, el folleto de una patente europea que se beneficie del efecto unitario, no se exigirá ninguna otra traducción”.  

  1. ¿Desaparecerá la posibilidad de obtener patentes nacionales o patentes europeas sin efecto unitario?  

La entrada en vigor de la patente europea con efecto unitario no implicará, en modo alguno, la desaparición de la posibilidad de registrar este otro tipo de patentes. De hecho, el considerando 26 del Reglamento (UE) n.º 1257/2012 afirma que “el presente Reglamento debe entenderse sin perjuicio del derecho de los Estados miembros participantes a conceder patentes nacionales, y no debe sustituir las normas de los Estados miembros participantes en materia de patentes. Los solicitantes de patentes deben conservar la libertad de optar por una patente nacional, una patente europea con efecto unitario, una patente europea con efecto en uno o varios Estados contratantes del CPE o una patente europea con efecto unitario validada además en uno o varios Estados contratantes del CPE que no sean Estados miembros participantes”.  

  1. Algunas ventajas e inconvenientes  

Una de las principales ventajas –se dice- que tendrá la patente europea con efecto unitario, es que reducirá los costes que tienen que afrontar ahora los sujetos que quieren obtener una patente en todos Estados de la UE. Según la Comisión Europea, el coste de una patente será de 4725 euros frente a los 35.000 euros de media actuales. Pero probablemente las previsiones de la Comisión europea pequen de optimistas y no sean realistas en los casos en los que existan oposiciones a la solicitud de patente europea.

A su vez, la tan proclamada ventaja de obtener con un único procedimiento una patente con efectos en 25 Estados de la UE tiene el inconveniente –para los titulares de patentes- de que la eventual declaración de nulidad de la patente también producirá efectos en todos los Estados. Esto contrasta con la situación actual en la que es posible que una patente europea sea declarada nula por los Tribunales de un Estado y declarada válida por los de otro.

De igual modo, la ventaja de obtener una patente con efecto unitario en los distintos Estados participantes presenta el serio inconveniente de que habrá patentes europeas con efectos unitarios sujetas a distintas legislaciones en lo relativo al contenido y a las limitaciones del derecho (salvo en las disposiciones sustantivas recogidas en el Acuerdo del TUP).