El Real Decreto que ahora se modifica tiene como objeto la ordenación del mercado de trigos españoles por grupos y grados en función del uso industrial óptimo para cada tipo así como de las condiciones de entrega y de otras variables de las que depende el rendimiento industrial del grano.

Por medio del presente se modifica la norma de calidad del trigo para permitir el uso de métodos basados en la tecnología de infrarrojos, cambiar los valores límites del parámetro que relaciona la tenacidad y extensibilidad de una masa, eliminar el Índice General de Calidad de la clasificación en grupos para los trigos duros y sustituir el anexo II del citado Real Decreto.

Se añade la posibilidad de indicar opcionalmente para los trigos duros de los grupos 1 y 2 si se trata de un trigo de «alto color» o de «alta calidad de gluten» en función de los valores obtenidos para estos parámetros.

Finalmente, se actualiza la clasificación teórica de variedades de trigos blandos en grupos y se modifica la Orden de 31 de enero de 1977 por la que se establecen los métodos oficiales de análisis de aceites y grasas, cereales y derivados, productos lácteos y productos derivados de la uva, para indicar correctamente el método a emplear para la determinación del gluten.