El 1 de agosto de 2014, el Consejo de Ministros, aprobó, igualmente, un Proyecto de Ley de reforma fiscal, que deberá seguir el trámite parlamentario, para su ulterior aprobación y publicación.

Las principales novedades introducidas por el Proyecto de Ley, en materia laboral, afectan al régimen de tributación fiscal de las indemnizaciones por despido, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores:

  • Con efectos de 1 de agosto de 2014, las indemnizaciones por despido superiores a los 180.000 euros tributarán fiscalmente. A sensu contrario, las indemnizaciones por despido inferiores a esa cifra, estarán exentas de tributación fiscal, en el importe legamente establecido en el Estatuto de los Trabajadores.
  • Con respecto a la tributación de las indemnizaciones por despido, cuya cuantía supere los 180.000 euros, se establece lo siguiente:
    • Tan solo se tributará por el exceso (es decir, por la cuantía que supere los 180.000 euros).
    • En su caso, de haberse generado el derecho a la indemnización obtenida en un periodo superior a dos años, sobre el importe de la indemnización sujeta y no exenta se aplicará una reducción de un 30% (actualmente, el coeficiente de reducción
    • Igualmente, a las indemnizaciones que se obtengan de forma fraccionada en varios años (el anteproyecto, no contemplaba esta posibilidad).