En el marco del litigio entre Apple y Samsung, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha interpretado, en su opinión emitida el pasado 6 de diciembre, que - en relación con productos integrados por varios componentes - los daños reclamables por infracciones de patentes de diseño de alguno de dichos componentes, deben calcularse con base en dichos componentes y no en las ventas del producto final.

El litigio de referencia tuvo su origen en 2011, a raíz de las reclamaciones de Apple contra Samsung por la comercialización de determinados smartphones que consideraba que infringían sus patentes de diseño referidas a componentes específicos del iPhone. Dicho litigio fue resuelto años después a favor de Apple, con la condena a Samsung al pago de 399 millones de dólares calculados en base al total de las ganancias obtenidas por Samsung por la venta del producto final.

A la vista de la elevada condena, Samsung planteó ante el Tribunal Supremo una cuestión (“petition for certionari”) sobre la interpretación de la expresión “article of manufacture” contenida en la sección relativa a daños reclamables por infracción de patentes de diseño de la Ley de Patentes de los Estados Unidos (35 USC §289). En este sentido, el Tribunal Supremo ha considerado en su opinión que la expresión “article of manufacture” es lo suficientemente amplia como para entender que se refiere, según las circunstancias del caso, únicamente a alguno de los componentes del producto en cuestión.

La consecuencia directa de dicha interpretación del Tribunal Supremo es que a partir de ahora, el titular de patentes de diseño no tendrá, en todos los casos, derecho a recuperar la totalidad de las ganancias derivadas de la venta del producto final que incluya el componente declarado infringido, sino que deberá limitarse a aquellas ganancias que afecten directamente al componente en cuestión. Por lo tanto, será esencial para la parte demandante definir bien desde un inicio los componentes afectados y de la forma más amplia posible, todo ello a los efectos de poder aspirar a recuperar los mayores daños posibles.

No obstante, el Tribunal Supremo no entra a determinar qué componentes concretos de los smartphones de Samsung infringen las patentes de Apple (cuestión que dice ser competencia de las instancias inferiores), ni tampoco proporciona guías sobre cómo deberán de calcularse, en su caso, las ganancias relacionadas con los componentes infractores, cuestión que de entrada, no parece que vaya a tener una fácil determinación.

Seguiremos atentos a la evolución de este asunto sobre el particular en cuestión, máxime teniendo en cuenta que en casos similares nuestra jurisprudencia ha resuelto aplicando porcentajes fijados a tanto alzado sin atender a pautas concretas.