La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió que el juzgador puede reducir prudencialmente la tasa de interés prevista en un pagaré, por considerarla notoriamente usuraria.

Esta determinación emana de la interpretación que se hizo al artículo 174 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, conforme al cual a falta de acuerdo entre las partes sobre el monto de los intereses a cubrir en el pagaré, debe operar el tipo legal. Se consideró que la permisión a las partes para acordar intereses no es ilimitada, sino que está acotada a que una parte no obtenga en su provecho y de modo abusivo sobre la otra, un interés excesivo derivado de un préstamo.

De esta manera, cuando el juzgador resuelva sobre el reclamo de intereses pactados en un pagaré, para determinar la condena que en su caso corresponda, deberá aplicar dicho artículo a la luz de las circunstancias del caso concreto y apartarse del interés pactado por las partes, para así evitar una condena al pago de intereses usurarios.

Algunos de los parámetros que pueden servir de guía al juzgador para evaluar el carácter notoriamente excesivo de una tasa de interés, siempre que obre prueba de ellos en el expediente, son: (i) el tipo de relación existente entre las partes; (ii) la calidad de los sujetos que intervinieron en la suscripción del pagaré y si la actividad del acreedor está regulada; (iii) el monto, plazo y destino del crédito; (iv) la existencia de garantías de pago; (v) las tasas de interés de las instituciones bancarias para operaciones similares; (vi) la variación del índice inflacionario nacional durante la vida del adeudo; (vii) las condiciones del mercado; y, (viii) otras cuestiones que generen convicción en el juzgador. Además, el análisis del juzgador debe complementarse con la evaluación del elemento subjetivo de alguna situación de vulnerabilidad o desventaja del deudor en relación con el acreedor.

Este criterio consta en la jurisprudencia PAGARÉ. SI EL JUZGADOR ADVIERTE QUE LA TASA DE INTERESES PACTADA CON BASE EN EL ARTÍCULO 174, PÁRRAFO SEGUNDO, DE LA LEY GENERAL DE TÍTULOS Y OPERACIONES DE CRÉDITO ES NOTORIAMENTE USURARIA PUEDE, DE OFICIO, REDUCIRLA PRUDENCIALMENTE. Vea aquí el texto completo de la tesis.