La disposición final de los desechos sólidos ha sido un problema que afecta a todas las municipalidades del país. Con el fin de solucionar este problema, el 15 de octubre de este año el Consejo de Alcaldes del Área Metropolitana de San Salvador (COAMSS) presentó el proyecto de Ley de Gestión Integral de Residuos y Fomento al Reciclaje. Esta ley pretende unir los esfuerzos de las municipalidades, el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud a fin de crear un sistema de gestión de residuos.

Según este proyecto, se incluye la obligación de las instituciones del sector público de hacer una separación primaria de los desechos para hacer más fácil el proceso de reciclaje. Uno de los objetos principales de esta ley es cultivar el hábito del reciclaje, contemplando la inclusión de clases de gestión integral de residuos y fomento al reciclaje en la currícula de educación nacional.

Actualmente, y desde hace 20 años, la alcaldía de San Salvador y la mayoría de municipalidades del país, tienen un contrato con MIDES, quien se encarga de hacer la disposición final de los desechos. Este contrato establece que todos los desechos generados deben enviados a MIDES, haciendo que la labor de separación no tenga mucho sentido.

A la fecha, el proyecto aún se encuentra en estudio de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa, pero es importante que se realice el análisis necesario para confirmar que será una ley que logre su propósito para lo cual debe primero confirmarse que está tomando en cuenta los aspectos necesarios para que se promueva, no sólo el reciclaje, sino además la reducción en los patrones de consumo de materias no amigables con el medio ambiente, así como también incentive medidas de reutilización.