Por considerarlo de su interés, Holland & Knight Colombia S.A.S. le informa que la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC), a través de la Circular Externa 028 del 7 de septiembre de 2020, emitió una nueva regulación para el proceso de emisión, colocación y reporte de información de Bonos Verdes en Colombia, lo que permitirá a las empresas financiar, a través de instrumentos financieros de deuda, sus proyectos o inversiones que tenga como propósito mitigar impactos negativos al ambiente y al cambio climático, y/o generar efectos positivos sobre el mismo.

Las nuevas disposiciones, adicionadas al Título I de la Parte III de la Circular Básica Jurídica de la SFC, definen los Bonos Verdes de la siguiente manera: "aquellos en el que los fondos serán destinados exclusivamente a financiar o refinanciar ya sea en parte o totalmente, proyectos, planes de inversión nuevos o existentes, actividades de investigación y desarrollo, o uso de fondos que puedan relacionarse con acciones para 1) mitigar los impactos negativos al medio ambiente y al cambio climático y/o para adaptarse a sus efectos y/o 2) generar efectos positivos sobre el medio ambiente".

La regulación emitida por la SFC, que se centra en instrucciones relacionadas con la suficiencia de la información para la emisión, colocación y reporte de información, establece que, además de los requisitos exigidos para los bonos ordinarios, las emisiones de Bonos Verdes deberá incorporar información adicional relacionada con el uso de los fondos, la selección y evaluación de proyectos, la gestión de fondos y la revelación de información. De dicha información adicional, se destaca la importancia de que los bonos incluyan los objetivos de sostenibilidad ambiental que busca la emisión, así como los procedimientos que permitan realizar la identificación, evaluación y seguimiento de los riesgos sociales y ambientales. Además, el emisor deberá designar a uno o varios terceros independientes para que lleven a cabo funciones de verificación del cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad ambiental.

Con la nueva regulación, se abre la oportunidad para que instituciones públicas y privadas comiencen a emitir instrumentos de deuda con el propósito de financiar sus proyectos, planes de inversión y actividades de investigación y desarrollo cuya finalidad sea mitigar impactos negativos al medio ambiente y cambio climático, o bien generar efectos positivos sobre los mismos.