No se considera accidente de trabajo en misión la crisis cardiovascular sufrida por un empleado mientras permanece en la habitación del hotel en el que se hospedaba y del que no salió para ir al trabajo por encontrarse indispuesto.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 7 de febrero de 2017 (RJ\2017\575)

La cuestión planteada en el presente recurso consistía en determinar si puede ser califi cada como contingencia profesional –concretamente la modalidad de accidente en misión– el fallecimiento de un trabajador trasladado a otra localidad mientras descansaba en la habitación de un hotel.

El día de su fallecimiento el trabajador no bajó a desayunar, subiendo un compañero a su habitación para preguntarle si le ocurría algo y contestándole éste que no se encontraba bien y que ese día se quedaría reposando. Más tarde, sobre las 13 horas, el compañero fue de nuevo a verlo al hotel y, como no contestaba a sus llamadas, el personal del hotel abrió la habitación encontrándole ya muerto, fallecimiento que se imputó a un edema agudo de pulmón con fi brilación auricular en persona con factores de riesgo (colesterol alto, obesidad y tabaquismo).

La noción de accidente en misión ha sido aceptada como una modalidad específi ca de accidente de trabajo en la que se produce un desplazamiento del trabajador para realizar una actividad encomendada por la empresa. La misión integra así dos elementos conectados ambos con la prestación de servicios del trabajador: 1º) el desplazamiento para cumplir la misión y 2º) la realización del trabajo en la que consiste la misión. Pero no todo lo que sucede durante la misión tiene una conexión necesaria con el trabajo cuando, ni es propiamente desplazamiento, ni tampoco realización de la actividad laboral.

En efecto, como la crisis cardiaca sobrevino al causante en horas de descanso y en la habitación del hotel en que se alojaba un día en el que amaneció indispuesto y no se levantó para ir al trabajo, no puede estimarse la existencia de accidente de trabajo in itinere. Además, tampoco se aplica la presunción en favor de la existencia de accidente laboral, ni consta la existencia de conexión alguna entre el trabajo realizado y la enfermedad causante de la muerte, ni que ésta tuviese por origen el trabajo realizado.