En el marco de la nueva PAC, conviene garantizar que los recursos del Feader se destinen a la aplicación de una nueva estrategia de desarrollo rural, interesando que los Estados miembros no contraigan compromisos jurídicos nuevos con beneficiarios en relación con medidas plurianuales que puedan extenderse al período de programación siguiente y que, debido a la nueva estrategia de desarrollo local, pudieran ser abonadas o modificadas de manera sustancial.