Reforma al pago del timbre fiscal en Costa Rica

El Decreto Ejecutivo No. Nº 39529-H determinó que la venta de los timbres fiscales se realizaría hasta el 31 de diciembre de 2016 o hasta agotar la existencia física de los mismos. Posteriormente a las condiciones indicadas, los mismos deberán ser adquiridos en las entidades bancarias autorizadas por el Sistema Bancario Nacional por medio de “enteros fiscales”.

Con el paso del tiempo empezamos a ver cómo los timbres físicos comenzaron a escasear en nuestros despachos y en los puntos de distribución de los mismos. Además el trámite de obtención de los “enteros fiscales” es muy engorroso ya que muchas veces necesitamos desplazarnos a una entidad bancaria para obtener un entero para un acto tasado hasta en 10 colones exactos.

Actualmente nuestro Código Fiscal en su numeral 285 inciso 5 dispone la base impositiva en los siguientes casos: “Corresponde hacer la cancelación del timbre: (…) 5.- En los documentos privados de contrato, a cualquiera de los contratantes; en los vales o pagarés, al deudor o al fiador; en las letras, al librador o al girado, y en los demás documentos privados, a cualquiera de los obligados. Cuando quien debe cancelar no sabe firmar, hará la cancelación la persona que en su nombre hubiere suscrito el documento;”

La tasación de los mismos se realiza de la siguiente manera (las ilustraciones siguientes se realizan como demostración exclusivamente):

Las partes pactan un acto/contrato privado, el cual debe tener un valor determinado en virtud de su estimación. La estimación para este acto, la denominaremos X y es de 10,000,00 colones exactos, es entonces que las partes deben cancelar 5 colones de timbre fiscal por cada mil colones del acto estimado, lo cual en el presente ejemplo devendría en 1000 colones exactos de impuestos por timbres fiscales.

El Código Fiscal también determina que la multa por el no pago de los timbres requeridos terminará en una multa de hasta diez veces el valor de la estimación del contrato, la cual dependiendo del mismo, puede ser una suma cuantiosa.

Por lo visto, antes se celebraban los contratos y con posterioridad -de ser necesario gestionar el contrato ante una entidad Administrativa o Judicial- se compraban los timbres y se agregaban.

Actualmentea reforma fiscal mencionada indica que se deben pagar los timbres fiscales en los documentos privados como contratos, pagarés, garantías y es un elemento a tener en cuenta en las empresas a la hora de firmarlos y estar prevenido dónde se obtienen y de cuánto será el valor a pagar por los mismos según corresponda.