El 25 de febrero de 2018, la Corte Suprema de Justicia Colombiana profirió sentencia en la que se pronunció sobre una disputa relacionada con la cobertura de gastos de defensa contenida en una póliza de Responsabilidad Civil Servidores Públicos.

La disputa giraba en torno a la condición según la cual los funcionarios debían solicitar autorización previa de la aseguradora para incurrir en gastos de defensa, supeditado igualmente a que pasados 15 días desde la reclamación sin que se obtuviera respuesta de la aseguradora, operaría una aprobación tácita automática.

En el caso analizado por la Corte, los asegurados incurrieron en gastos de defensa sin que mediara autorización previa de la aseguradora, pero al reclamar a la aseguradora, ésta no dio respuesta dentro de los 15 días pactados. Posteriormente rechazó el pago del siniestro, entre otras cosas por la falta de autorización previa.

Al resolver, la Corte indicó que los gastos incurridos por el asegurado sin autorización previa, correspondían a una urgencia manifiesta –para defenderse-, y por tanto, no podía negarse cobertura por esa razón. También precisó que el término para que la aseguradora se pronunciara era de 15 días y en consecuencia, aunque en condiciones normales el silencio de la aseguradora no podría interpretarse como una aceptación o negación del reclamo, en este caso se estaba frente a una “especie de silencio positivo”, con dos principales efectos legales.

(i) una aceptación tácita automática de cubrir los gastos de defensa.

(ii) una interrupción de la prescripción a partir del día 15