Con motivo del Día Mundial contra la falsificación, el 8 de junio comentábamos en nuestro Blog que, según la EUIPO, la piratería causa cada año en España unas pérdidas de más de 8.800 millones de euros de ventas. Ante dicho escenario, concluíamos en la entrada que existía margen de mejora en este ámbito, tanto en lo que respecta a los instrumentos legales existentes, así como, en la parte relativa a la concienciación de los consumidores y que era preciso seguir realizando esfuerzos para disuadir estas prácticas.

Parece que estamos siguiendo el rumbo correcto ya que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte comunicó la semana pasada que utilizará el software antipiratería que le ha sido cedido gratuitamente por La Liga de Fútbol Profesional (LFP) a través de un convenio de colaboración, para reforzar la defensa de los derechos de propiedad intelectual en Internet y combatir la piratería en este ámbito. Asimismo, será la LPF quien, en aras de dotar de una mayor efectividad al software, formará a los técnicos de la sección segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual.

Este software antipiratería, que fue utilizado en una primera instancia para combatir la piratería en el marco del deporte, ha sido adaptado al ámbito de la cultura con el fin de facilitar la identificación no solo de los titulares de las páginas responsables de la vulneración, sino también la de los responsables de servicios de intermediación, incluidos los de publicidad o pagos electrónicos. A nivel práctico, esta nueva medida implica reducir el tiempo de identificación de dichos titulares a unos 15 minutos, tarea que hasta ahora ocupaba de media entre uno y ocho meses. Del mismo modo, el programa también permite identificar las URL concretas donde se localizan las obras objeto de denuncia por los titulares de derechos, y constatar la vulneración mediante su visualización, descarga u otras vías.

Como otra novedad destacable, el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, avanzó que esta herramienta permitirá a la sección segunda que el plazo de tramitación de los expedientes se redujera un 50 % con respecto al tiempo de instrucción actual.

No obstante, a pesar de todos los cambios implementados, la forma de iniciar las actuaciones contra las páginas pirata no variará, ya que sigue siendo el mismo afectado el que deberá interponer la denuncia para que se inicie el proceso.

En cualquier caso, no deja de ser una buena noticia y un paso más en la lucha contra la piratería en España, que poco a poco va dotándose de nuevos mecanismos y elementos tecnológicos que esperemos conlleven a la postre una mejor respuesta a las necesidades y reclamos de los titulares de derechos de autor.