Las directrices generales del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2017, en lo que al ámbito del control aduanero se refiere, no presenta en términos generales diferencias sustanciales respecto a las líneas de actuación previstas en años anteriores: control de los recintos aduaneros, control de los productos vinculados a un depósito aduanero o a un depósito distinto del aduanero, comprobación y reevaluación de las condiciones del OEA, y controles posteriores a la importación.

Ahora bien, en el marco de tales líneas de actuación, el referido Plan aprobado para 2017 sí destaca, a diferencia del establecido en años anteriores, determinados ámbitos de actuación en los que cabe esperar una intensa actividad de comprobación e investigación. Destaca, al respecto, la mención específica que se realiza al referirse a los controles a la importación, incidiendo en que «se prestará especial atención a la correcta aplicación del régimen de perfeccionamiento pasivo, al origen declarado y a su correlación con el conjunto de información disponible para la Administración tributaria». Esto es, se prestará especial atención a la correcta aplicación del régimen del perfeccionamiento pasivo para evitar que dicho régimen sea utilizado con la finalidad de eludir la política comercial de la Unión Europea, mediante transformaciones en el exterior que modifiquen el origen de los productos exportados.

Asimismo, en el ámbito de las líneas de actuación relativas al IVA encontramos la previsión también novedosa de llevar a cabo la «Comprobación e investigación combinadas de las importaciones de productos de consumo, textiles y otros con origen asiático», con la finalidad, se dice, «de limitar el fraude originado por importaciones infravaloradas seguidas de ventas en economía sumergida de multitud de productos de consumo.». En años anteriores tal control en la importación de bienes constituía una línea de actuación más, entre otras, para hacer frente a la economía sumergida, lo cual se reitera en el Plan de 2017. La novedad está en la previsión de esa línea de actuación específica en relación al IVA y en su enfoque directo y concreto a las importaciones con origen asiático.