Las novedades europeas más destacadas por la práctica global de Arbitraje Internacional y ADR de Garrigues.

Países Bajos

El Tribunal Supremo de los Países Bajos anula una sentencia favorable a Yukos

El Tribunal Supremo de los Países Bajos ha anulado una sentencia dictada en 2020 por el Tribunal de Apelación de La Haya, estimando parcialmente el recurso de Rusia y devolviendo la causa al Tribunal de Apelación de Ámsterdam.

Se había solicitado al Tribunal Supremo de los Países Bajos que restableciera una serie de laudos basados en el Tratado de la Carta de la Energía por valor de 57.000 millones de USD, favorables a los antiguos accionistas mayoritarios de Yukos Oil Company. El Tribunal Supremo ha determinado que, aunque el resto de fundamentos del recurso no era admisible, el tribunal de apelación erró al no admitir las alegaciones de fraude planteadas por el gobierno ruso. Ahora, el tribunal de Ámsterdam deberá conocer el argumento sobre fraude.

Los laudos en cuestión, por importe de 50.000 millones de USD más intereses, fueron dictados en 2014 por un tribunal de la CNUDMI, que resolvió que Rusia había incumplido el TCE al expropiar la inversión de Yukos, provocando su quiebra tras requerirle el pago de millones de dólares en impuestos retroactivos.

En 2016, un Tribunal de Distrito anuló los laudos basándose en que Rusia no estaba obligada a la aplicación provisional del TCE puesto que nunca lo ratificó. En 2020, el Tribunal de Apelación decidió restablecer los laudos, cuya decisión fue objeto de este último recurso.

ESPAÑA

La saga del Prestige continúa

Lejos de finalizar, la contienda entre el Estado español y el francés contra la London Steam-Ship Owners' Mutual Insurance Association (más conocida como The London P&I Club) aún continúa.

El último hito en este dilatado conflicto es la resolución dictada el pasado 4 de noviembre por el Tribunal de Apelación de Londres, en la que se deniega el derecho de España y Francia a invocar inmunidad soberana para eludir nuevas demandas arbitrales o litigios entablados en Inglaterra por The London P&I Club.

Con esta sentencia se resuelven las cuatro demandas incoadas por The Londong P&I Club ante los tribunales ingleses, que traían causa de los laudos arbitrales dictados en Londres en el año 2013. En las citadas demandas, el Club acusó a España y a Francia de incumplir dichos laudos, así como las sentencias que los ratificaban.

En relación con las pretensiones referentes a los laudos arbitrales, el tribunal determinó que no eran “procedentes en derecho” y que, en cualquier caso, el Club podía hacerlas valer en sus nuevos arbitrajes. En cuanto a las pretensiones sobre incumplimiento de las sentencias inglesas que ratificaban los laudos, el tribunal resolvió que debían formularse ante los respectivos órganos jurisdiccionales de los Estados.

Por otra parte, aunque el Tribunal Supremo español resolvió en 2016 a favor de España y Francia y condenó a The London P&I Club a pagar 855 millones de euros por ser civilmente responsable, esta sentencia no se ha ejecutado aún en el Reino Unido.

No obstante, todo parece apuntar a que la ejecución de la decisión del Tribunal Supremo español en el Reino Unido aún está lejos, ya que los laudos dictados en 2013 y ratificados por los tribunales ingleses, exoneraron de responsabilidad al Club frente a España y Francia.

SUECIA

Acuerdo transaccional en el arbitraje de Vattenfall contra Alemania

Un tribunal del CIADI ha dictado resolución de suspensión del procedimiento después de que las partes anunciaran que habían transigido y pactado las costas. El acuerdo incluye un nuevo contrato público entre la estatal sueca Vattenfall y otras tres empresas energéticas alemanas con el Estado alemán, así como una modificación de la Ley de Energía Atómica alemana (Das Atomgesetz).

En marzo de 2021, Alemania anunció que pagaría a Vattenfall cerca de 1.500 millones de euros por retirar la demanda arbitral, que según algunas fuentes ascendía a más de 8.000 millones de euros.

Después del accidente de Fukushima, las autoridades alemanas decidieron cancelar las prórrogas de los permisos de 17 centrales nucleares y empezaron a promulgar leyes para la retirada progresiva de estas centrales para finales de 2022. En estas circunstancias, Vattenfall, con inversiones en tres centrales nucleares, presentó una demanda ante el CIADI contra Alemania bajo el TCE.