Por la citada norma se modifica nuevamente el régimen de la morosidad en las operaciones comerciales, introduciendo las siguientes alteraciones en la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales:

  • Sigue estando prohibido pactar plazos de pago superiores a sesenta días.
  • En defecto de pacto (que no puede exceder de sesenta días) las deudas comerciales han de pagarse en treinta días desde la fecha de recepción de los bienes o la prestación de los servicios.
  • La nueva redacción del artículo 9 de la Ley contiene un mecanismo de remisiones al artículo 4 que reitera la voluntad legislativa de que sean nulos los plazos pactados superiores a sesenta días.
  • Los plazos pactados entre treinta y sesenta días podrán ser anulados si conforme a la ponderación del artículo 9 de la Ley se juzgara que son abusivos.
  • El tipo legal del interés de demora será ahora la suma del tipo de interés aplicado por el BCE a su más reciente operación principal de financiación efectuada antes del primer día del semestre natural del que se trate más ocho (antes eran siete) puntos porcentuales.
  • Es nulo el pacto de reducción del interés moratorio, pero sujeto al test de ponderación del repetido artículo 9.
  • Por el sólo hecho de estar en mora, el acreedor podrá exigir al deudor 40 euros de penalización, a sumar a la deuda principal, además de los intereses moratorios.