• Anuncia pérdidas de talento y divisas para México.
  • Trámites de cuatro semanas ahora son hasta de seis meses.

CDMX, a 11 de Julio 2019. La Lic. María Elena Abraham, especialista en derecho migratorio de la firma legal Santamarina y Steta, señaló que la migración legal que llega a México (que incluye inversionistas, directivos, profesionistas, emprendedores, técnicos y sus familiares) ya está teniendo problemas para ser admitidos, por la alta demanda de atención que genera la migración indocumentada para las autoridades. "Ya es un problema creciente que va a convertirse pronto en una pérdida de talento y divisas para México", dijo.

La especialista planteó que la migración documentada representa a extranjeros que suelen venir por un tiempo determinado, o bien encariñados por nuestro país, con la intención de establecerse de forma permanente, pero siempre con los recursos necesarios para hacerlo, lo cual significa el ingreso también de importantes sumas de divisas. Son muchas veces inversionistas que generan empleos.

"Del otro lado, la naturaleza de la migración indocumentada es completamente diferente", explicó. "Son lo que quieren entrar a México y no encuentran forma legal de hacerlo. Algunos usan a México como trampolín para ingresar ilegalmente a los Estados Unidos o Canadá. Es muy mediática y -sobre todo- carece de recursos, lo cual significa costos de tiempo y dinero para México".

El problema es que las autoridades están siendo rebasadas por crecientes oleadas de contingencias por migrantes indocumentados. "Ellos sí llaman la atención, hay que darles alimentos, sustento, seguridad social, recursos gubernamentales y garantizar sus derechos humanos, porque el desempeño de la autoridad está bajo la lupa". 

María Elena Abraham señaló que lo anterior está afectando seriamente los procesos para la migración documentada que, probablemente sin querer, ya pasó a segundo término. "Hoy día, muchos agentes de migración fueron trasladados hacia la frontera sur. Los funcionarios que se quedan están saturados. Lo mismo pasa con muchos insumos. Las tarjetas que se entregan a los migrantes indocumentados también escasean en las demás regiones. El resultado es que los tiempos de respuesta de las autoridades de migración, que eran ejemplares para el mundo, pasaron de cuatro a seis semanas promedio, a cinco o seis meses. Las empresas y emprendedores ya perdieron esa movilidad para hacer negocios en México", concluyó.

La especialista advirtió que de no atenderse y resolverse en los próximos meses, esta falta de atención podrá desincentivar significativamente a las inversiones, derrama económica, talento, emprendedores, estudiantes, rentistas y divisas para nuestro país.