El Presidente de la República de Colombia sancionó la Ley 2207 de 2022 por la cual se derogaron los artículos 5 y 6 del Decreto Legislativo 491 de 2020, "Por el cual se adoptan medidas de urgencia para garantizar la atención y la prestación de los servicios por parte de las autoridades públicas y los particulares que cumplan funciones públicas y se toman medidas para la protección laboral y de los contratistas de prestación de servicios de las entidades públicas, en el marco del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica", los cuales ampliaban el término para atender las peticiones de los derechos de petición que se encontraban en curso o se radicaran durante la emergencia sanitaria y autorizaban a las autoridades administrativas a la suspensión de los términos de las actuaciones administrativas o jurisdiccionales en sede administrativa.

Con la expedición de la Ley 2207 de 2022, el término de respuesta para los derechos de petición vuelve a la normalidad, conforme a lo dispuesto por el artículo 14 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo (CPACA). Es decir, que de 30 días hábiles para las peticiones generales el término retornó a 15 días hábiles y respecto a las peticiones especiales de documentos e información se pasó de 20 días hábiles a 10 días hábiles, y de consulta a autoridades se pasó de 35 días hábiles a 30 días hábiles.

Por su parte, la Ley 2207 al derogar el artículo 6 del Decreto mencionado eliminó la posibilidad para las autoridades administrativas de suspender, mediante acto administrativo, los términos de las actuaciones administrativas o jurisdiccionales en sede administrativa, sin importar que la emergencia sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y Protección Social haya sido prolongada y siga vigente.

Si tiene inquietudes o dudas al respecto no dude en contactar a los autores de este artículo.

La información contenida en esta alerta es para la educación y el conocimiento general de nuestros lectores. No está diseñada para ser, y no debe ser usada como, la única fuente de información cuando se analiza y resuelve un problema legal, y no debe sustituir la asesoría legal, que se basa en un análisis específico de los hechos. Además, las leyes de cada jurisdicción son diferentes y cambian constantemente. Esta información no tiene por objeto crear, y su recepción no constituye, una relación abogado-cliente. Si tiene preguntas específicas sobre una situación de hecho concreta, le instamos a que consulte a los autores de esta publicación, a su representante de Holland & Knight o a otro asesor legal competente.