No es necesario que la carta de despido entregada al trabajador incluya los criterios de selección en tanto que se presume su conocimiento por parte de los trabajadores durante la negociación previa del despido colectivo.

Auto del Tribunal Supremo de fecha 20 de julio de 2017 [JUR\2017\201835]

El trabajador recibió carta de despido por causas económicas, productivas y organizativas, en el marco de un despido colectivo iniciado por la empresa empleadora.

Dicho despido colectivo fue negociado con los representantes de los trabajadores y notificado a la autoridad laboral, incluyendo, entre la documentación aportada por la empresa al inicio del período de consultas, un documento denominado “Criterios de Selección” en el que se señalaba, de forma expresa, que los criterios para designar a los trabajadores afectados por el despido serían la capacitación profesional, la formación y la eficacia.

Finalmente, se añadió el listado nominativo de trabajadores afectados por el despido colectivo, siendo dicha selección aceptada por la representación legal de los trabajadores en el acta final con acuerdo.

No obstante, el trabajador consideraba que la empresa debía de haber incluido la proyección individual de los criterios generales de afectación o de selección convenidos a nivel colectivo en la comunicación individual del despido.

Al respecto, el Tribunal Supremo establece que no es necesaria la incorporación de los criterios de selección, ni la baremación que al trabajador corresponde en función de ellos en la carta de despido, ya que no lo exige la ley y se presume su conocimiento en la negociación previa al periodo de consultas.

Por ello, dichas circunstancias –los criterios de selección y baremación individual– deberán, en su caso, acreditarse en el proceso de impugnación individual del despido, sin que el trabajador sufra en su derecho de defensa, al poder solicitarlos previamente al proceso mediante diligencias preliminares, actos preparatorios y aportación de prueba por la demandada.