Mientras que Brasil es ahora la novena economía más grande del mundo, con un valor estimado de alrededor de un trillón de dólares, la de-regulación de su industria de servicios financieros sigue siendo un trabajo en progreso. Este es el caso en particular del mercado de reaseguro el cual este año celebra su décimo aniversario desde el inicio de su desnacionalización con la promulgación de la "Lei Complementar Nº 126' en enero deL 2007 (LC 126).

La fase inicial de liberalización permitió la cesión de riesgos a las reaseguradoras extranjeras de hasta el 40 por ciento, la cual más tarde aumentó al 60 por ciento. La excepción a la restricción se dio en aquellos casos en que existia una falta de capacidad local, con cierta flexibilidad adicional para las transferencias de riesgo intragrupo.

Si bien el nuevo régimen permitió el establecimiento de sucursales locales, la mayoría de las aseguradoras extranjeras continuaron siendo registradas como reaseguradoras no domiciliadas, participando en el mercado brasileño únicamente a través de un representante local. La anterior entidad estatal, IRB Brasil Resseguros S.A., se convirtió en un participante mas del mercado junto con otras reaseguradoras brasileñas reguladas y supervisadas por SUSEP, la cual fue creada en 1966.

El 1 de enero de 2017 llegó una mayor liberalización con la aplicación de los estatutos aumentando al 70% el porcentaje de riesgos que pueden ser cedidos a los reaseguradores extranjeros. Se espera que cada año esta cifra continúe aumentando hasta que se llegue al 85% en 2020, aunque estos cambios entrarán en vigor una vez que LC 126 haya sido formalmente enmendada (actualmente, la asignación de reaseguros todavía requiere una oferta preferencial al mercado local).

Hasta la fecha, los participantes de reaseguros extranjeros se han visto beneficiados enormemente desde la promulgación del LC 126, a través de su participación en riesgos que generan aproximadamente US $ 3.1 billones de primas netas. Además de los 16 reaseguradores locales actualmente registrados, Brasil ahora cuenta con 38 sucursales de reaseguradoras extranjeras y 77 reaseguradoras registradas como no domiciliadas. Dado a la continuidad de un marco regulatorio mas laxo la participación extranjera en el mercado sólo pude seguir creciendo.