El Lic. Agustín Meléndez, asesor jurídico de la Dirección General del Registro Público, informo que el Registro Nacional no aplicará de forma automática la sanción de disolución dispuesta en el art. 6 de la Ley Impuesto a Personas Jurídicas.  Por el contrario, tiene dispuesto llevar a cabo un debido proceso tendiente, en todo momento, a facilitar el pago del tributo, recurriendo como última instancia a la cancelación del asiento de inscripción.

”Lo que la ley pretende es recaudar fondos para el Minsterio de Seguridad, no cancelar o disolver entidades.” – nos indica don Agustín.

Señala además que el Registro Nacional está trabajando en la redacción de un criterio registral que regule el tema del pago de uno o varios períodos adeudados, así como el trámite de disolución y cancelación de asientos registrales, en el caso de que sea imposible recuperar los impuestos adeudados por más de tres periodos.