El Tribunal Supremo entiende que el “favor negotii” aconseja limitar la nulidad por falta de correspondencia en la representatividad/ámbito aplicativo del convenio colectivo al concreto inciso ilegal, sin extenderla a la totalidad del convenio colectivo.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 23 de febrero de 2017 (RJ\2017\955)

En el caso enjuiciado por el Tribunal Supremo (“TS”), la Audiencia Nacional había considerado que el convenio colectivo impugnado pretendía extender su ámbito territorial a todos los centros de trabajo y había declarado la nulidad de la totalidad del convenio.

En concreto, el convenio colectivo había sido negociado por la delegada de personal del centro de trabajo de Madrid y extendía su ámbito territorial a los trabajadores de dicho centro “incluidos aquellos que aun habiendo sido contratados o estén adscritos al citado centro, deban prestar servicios, total o parcialmente, temporal o permanentemente, fuera del centro de trabajo de Madrid, de la Comunidad de Madrid o del territorio nacional.” Además, otros centros de trabajo de la empresa se habían adherido a dicho convenio colectivo que, además, tenía como antecedente un convenio anulado por la falta de correspondencia entre los representantes de los trabajadores que lo habían negociado y su ámbito de aplicación.

Sin embargo, el TS entiende que el “favor negotii” por el que se da prioridad a la interpretación integradora de los convenios colectivos, aconseja la reconducción del ámbito aplicativo del convenio colectivo, en tanto que generalmente la declaración de nulidad total de un convenio comporta un cúmulo de perjuicios e inconvenientes para todos aquellos comprendidos en su ámbito de aplicación.

En consecuencia, concluye que resulta fuera de lugar la declaración de nulidad de un completo convenio colectivo por la improcedencia de un añadido indebido pues, si ya la lógica negocial aconsejaría limitar la nulidad al concreto inciso ilegal, con mayor razón se impone tal solución limitativa si, como en este caso, la mayoría de los centros de trabajo de la empresa se habían adherido a dicho convenio.

El TS termina su argumentación recordando que la sentencia de 7 de marzo de 2012 en la que se declaró la nulidad total del convenio colectivo por la falta del principio de correspondencia no era aplicable al supuesto enjuiciado pues en ese caso se fi jaba expresamente un ámbito estatal de aplicación que estaba ausente en el caso examinado, por lo que la nulidad parcial hubiese obligado en ese caso a una no fácil integración del espacio aplicativo.