Un litigio por una marca de buses chinos, que lleva casi exactos dos años, está llegando a su fin, y cuyo desenlace judicial beneficia un negocio de importación de autobuses que lleva adelante la firma Metalpar.

Según se desprende de los expedientes que obran en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi), el conflicto surgió cuando en 2015 la china Shanghai Shenlong Bus demandó que se anulara la inscripción de los registros que sobre la marca Sunlong tenía otra firma desde 2008, Xiamen Pricewa Huitong, para varias clases de productos. Entre ellos, la clase 12, que corresponde a vehículos, aparatos de locomoción terrestre, buses, autos para pasajeros, furgones, entre varios productos similares.

A través de estos escritos, Shanghai Shenlong alegó ser la verdadera titular de la marca, dijo que la tenía registrada en varios países y que la compañía es una importante empresa de fabricación de autobuses en China, con un parque industrial ubicado en la zona de Minhang. Agrega que la marca en cuestión “fue inscrita de mala fe”, señalando que su solicitante original fue Automotores Gildemeister y que, dado el giro de esta empresa, debió saber que Sunlong era una marca famosa extranjera. Y remata señalando que incluso la marca luego fue vendida en mil pesos chilenos a Xiamen Pricewa Huitong.

En su fallo emitido el 13 de enero pasado, el Inapi acogió la demanda y ordenó anular el registro de la marca de que gozaba Xiamen Pricewa Huitong.

Según los abogados Juan Pablo Silva y Ricardo Montero -ambos del estudio Silva y Cía, que representaron a la firma que ganó la disputa-, los fallos no fueron apelados, por lo que se trata de un dictamen a firme. De hecho, explican que Shanghai Shenlong ya comenzó los trámites para registrar la marca Sunlong a su nombre. Esto, salvo una de las clases de productos (la N° 35, que corresponde a variados ítems de publicidad y márketing), en que el diferendo continúa, pues el fallo acogió solo parcialmente la solicitud y está apelado.

¿Por qué para Shanghai Shenlong era importante registrar la marca en Chile?

Porque esta firma tenía un acuerdo comercial con la chilena Metalpar, para que esta importara sus productos, internaciones que -según detallan los abogados- se realizaron igual mientras duraba el proceso, aunque “se hizo bajo el riesgo de enfrentar riesgos legales”.

Montero detalla que en este caso el tema central era el impacto comercial que podría haber sufrido Metalpar como importador y comercializador de los buses Sunlong. “Legalmente el titular de la marca que fue cancelada podría haber accionado penal o civilmente. Penalmente, buscando impedir la internación y comercialización de los buses, y civilmente, demandando por las utilidades obtenidas por Metalpar durante los últimos 4 años en que se exportaron los buses Sunlong (a Chile). O exigiendo el perjuicio que para ellos le hubiese ocasionado el uso de la marca por un tercero sin licencia”, añade.

Consultados los abogados de la firma Xiamen Pricewa Huitong, no fue posible obtener una respuesta.

A su turno, consultado Automotores Gildemeister, en la firma señalaron que Gildemeister “jamás ha solicitado ni registrado la marca Sunlong en Chile. Entendemos que la misma estuvo registrada por una empresa china llamada Xiamen Pricewa Huitong Imp. and Exp. Trade Co. Ltd., aunque desconocemos si dicha empresa es la verdadera dueña de la marca. Por un corto período de tiempo, Automotores Gildemeister vendió camiones con la marca Sunlong en el mercado local, pero desde hace años que ya no comercializa productos con esa marca”, dijeron.