En aras de seguir consolidando la función de supervisión y control de la Superintendencia Financiera de Colombia, el Congreso de la Republica expidió la Ley 1870 del 21 de septiembre del 2017 por medio de la cual se dictan normas para fortalecer la regulación y supervisión de los conglomerados financieros y los mecanismos de resolución de entidades financieras.

En virtud de dicha ley, la SFC tiene facultades de supervisión comprensiva y consolidada frente a los conglomerados financieros consistentes en:

- Impartir instrucciones de obligatorio cumplimiento en materia de riesgos financieros, control interno, revelación de información, manejo de conflictos de intereses y gobierno corporativo que deben cumplir los Holding Financieros de dichos conglomerados.

- Exigir cambios en la estructura del conglomerado financiero siempre y cuando no se permita una adecuada revelación de información.

- Autorizar inversiones de capital que pretenda realizar el Holding Financiero en entidades vigiladas por esa superintendencia.

- Requerir información y realizar visitas de inspección al conglomerado.

- Revocar la autorización de funcionamiento de las entidades vigiladas en Colombia en caso de que el Holding Financiero no cumpla con las exigencias de la Ley.

En concreto, esta Ley define como conglomerados financieros a los grupos de sociedades que pertenecen a un mismo propietario o grupo de propietarios, dentro de las cuales, por lo menos una entidad ejerce actividades vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia, en el país. Así las cosas, la Ley exige a los conglomerados que en su interior identifiquen cuál entidad juega el rol de Holding Financiero o controlante, para que sobre ella se deban cumplir los requisitos patrimoniales, de gobierno corporativo y de revelación de información que cumplen las entidades financieras autorizadas por la Superintendencia Financiera de Colombia, en este país. El cumplimiento de estos requisitos, se verifican a través de la entidad localizada en Colombia y, en caso de incumplimiento de los mismos por parte del Holding Financiero, la Superintendencia Financiera de Colombia puede tomar medidas sobre la entidad localizada en Colombia, las cuales van, incluso, hasta la orden de suspensión de actividades. De todas formas, la Ley establece que si el Holding Financiero se encuentra supervisado y regulado en el exterior bajo un esquema de vigilancia prudencial comprensiva y consolidada, no deberá demostrarse ante la Superintendencia Financiera de Colombia, el cumplimiento de estos requisitos.

Dicha ley ante el llamado de la OCDE y el Fondo Monetario Internacional en cuanto a los estándares internacionales que regulan y supervisan los conglomerados financieros y atiende a los criterios de naturaleza, tamaño, presencia, y demás factores que para el estado colombiano revisten un gran interés significativo para la estabilidad económica.

Las disposiciones contenidas en esta Ley, entraron en vigencia en el mes de abril de 2018, luego de que expirara su periodo de transición, dentro del cual, el Ministerio de Hacienda expidió algunos de los decretos reglamentarios.

El primero de estos decretos dotó a la Superintendencia Financiera de Colombia con la facultad de determinar en qué casos ciertos conglomerados financieros, incluido el Holding Financiero, pueden ser objeto de exclusión y aplicación de la Ley 1870 de 17. Este decreto es el Decreto 246 del 2 de febrero de 2018 y en él se estipula de manera muy precisa las condiciones para que se considere que una persona jurídica está excluida del control de la Superintendencia Financiera de Colombia.

Artículo 2.39.1.1.2. Criterios de exclusión. La Superintendencia Financiera de Colombia de manera motivada podrá excluir del alcance de supervisión comprensiva y consolidada a aquellas personas jurídicas o vehículos de inversión pertenecientes a un conglomerado financiero que, dada la naturaleza y cuantía de sus actividades no representen interés significativo para los objetivos de la supervisión de los conglomerados financieros y además se presente alguna de las siguientes situaciones:

a. Cuando el tamaño de la entidad no sea significativo en relación con el conglomerado financiero al que pertenece.

b. Cuando el nivel de interconexión y de exposición de riesgo de la entidad no tenga impacto significativo en el conglomerado financiero.

Siguiendo lo dispuesto por el artículo 12 de la ley, en el acápite de las vigencias, el 15 de marzo del 2018 se publicó el Decreto 521 en lo relacionado con la reglamentación de la Compra de Activos y Asunción de Pasivos y Banco Puente. Dicho decreto tiene como alcance:

Artículo 9.1.4.1.1. Alcance. De acuerdo con el artículo 295A del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero, en el evento que la Superintendencia Financiera de Colombia ordene la liquidación forzosa administrativa de un establecimiento de crédito, la Junta Directiva del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafín, podrá ordenar como alternativa al pago de seguro de depósitos, la compra de activos y asunción de pasivos. Este mecanismo de resolución tiene por objeto la transferencia de activos y pasivos del establecimiento de crédito en liquidación, a uno o más establecimientos de crédito y/o bancos puente 

Para la adopción de la compra de activos y asunción de pasivos Fogafín tendrá en cuenta su costo frente al valor del pago del seguro de depósitos, prefiriendo aquella operación que, de acuerdo con el estudio realizado, le permita cumplir de manera adecuada su objeto al menor costo, con sujeción a lo dispuesto en el literal b) del numeral 6 del artículo 320 del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero.

Finalmente, el Ministerio de Hacienda expidió el Decreto 774 del 8 de mayo del 2018, por medio del cual determina las reglas correspondientes al nivel adecuado de capital y el patrimonio técnico para los conglomerados financieros. En dicho Decreto se establece, en otras palabras, que en aquellos casos en que el Holding Financiero del Conglomerado se encuentre en el exterior, esta entidad debe cumplir con los mismos requisitos que se exigen en Colombia para la operación del tipo de actividades que desarrolle el Holding exigidas a las entidades incorporadas en Colombia.

Así las cosas, con esta nueva reglamentación, los grupos multinacionales que operan en el país deberán estar atentos a los futuros desarrollos normativos sobre la materia para evitar procesos de supervisión sobre la materia.