La resolución del Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información de 9 de junio de 2008 declaró a la mercantil actora responsable de la comisión de seis infracciones administrativas graves, dos por publicidad indirecta de bebidas con graduación alcohólica superior a veinte grados centesimales y cuatro por la presentación de productos y servicios de terceros con propósito publicitario en dos capítulos de una conocida serie de televisión, imponiéndole por ello seis multas por un importe total de 530.331 euros.

La sentencia del Tribunal Supremo objeto de análisis desestimó el recurso de casación de la sancionada y confirmó la decisión de la Audiencia Nacional.

El artículo 10.1 de la Ley 25/1994 prohíbe «cualquier forma directa o indirecta de publicidad y de televenta de bebidas con graduación alcohólica superior a veinte grados centesimales”, resultando que la bebida publicitada se comercializa en dos variantes, una dulce con una graduación alcohólica de 35º y otra seca, de 45º.

Lo relevante de la sentencia del Tribunal Supremo es que considera que para la comisión del tipo infractor de publicidad encubierta de bebidas con graduación alcohólica superior a 20º no resulta necesaria la existencia de intención publicitaria, del mismo modo que tampoco la presencia de remuneración recibida por el operador de televisión constituye un elemento del tipo infractor.