Tras una demanda por publicidad sexista presentada por el Instituto de la Mujer de Madrid contra Cementos la Unión, por primera vez la sección contra la Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía de Valencia se persona en este tipo de procedimientos.

De este modo, la Fiscalía haciendo uso de la legitimación que le otorga la ley contra la violencia de género ha decidido formar parte en el procedimiento seguido contra la cementera por sus controvertidos anuncios publicitarios en los que son habituales la presencia de mujeres en bikini como reclamo para la venta de materiales de construcción, dirigidos principalmente al público masculino.