Tras la publicación de la comunicación interna sobre plataformas online (que ya comentamos aquí), la Comisión Europea presentó oficialmente el pasado 25 de mayo, los principios que inspirarán y sobre los que pivotará su actuación – tanto regulatoria como de impulso del sector - respecto de dichas plataformas. Para ello, la Comisión Europea ha tenido en consideración las respuestas recibidas en el marco de la consulta pública realizada durante el último cuatrimestre de 2015 y enero de 2016 sobre esta materia.

A la vista del liderazgo de este sector en otros países del mundo, las actuaciones de la Comisión Europea pretenden crear un entorno en la Unión Europea que favorezca el desarrollo y crecimiento de las plataformas online como sector económico – abordando las preocupaciones y problemas señalados con ocasión de la consulta pública – así como garantizar, por ejemplo, que las regulaciones que afecten a dichas plataformas online (p.e. la Directiva de Servicios de Comunicación Audiovisual o la Directiva sobre la Privacidad y las Comunicaciones Electrónicas) establezcan un marco legal igual o similar a servicios digitales comparables.

Asimismo, la Comisión Europea insiste en la necesidad de potenciar el comportamiento responsable de las plataformas online para lo cual considera necesario mantener el régimen de responsabilidad como intermediarios ya previsto en la Directiva de Comercio Electrónico. De cara a finales de 2016, se compromete además a adoptar iniciativas que permitan la libre circulación de datos y que faciliten la portabilidad entre plataformas, así como a combatir el abuso en el acceso a bases de datos y, en general, la menor transparencia que caracteriza el sector.

En un ámbito económico caracterizado por iniciativas que se han calificado de “disruptivas”, es destacable el enfoque de la Comisión Europea a favor de la auto-regulación y la co-regulación, por ejemplo plasmada en la redacción, en colaboración con las principales plataformas online, de un código de conducta para combatir la incitación al odio por estos medios (objetivo que se aborda desde diversos frentes en el proyecto de Mercado Único Digital).