El International Bar Association’s Human Rights Institute [Instituto de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados o IBAHRI] insta a las autoridades de Guatemala para que adelantenuna investigación inmediata, completa y transparente sobre la denuncia de un allanamiento armado de la casa de Ramón Cadena Rámila, el director regional de América Central de la Comisión Internacional de Juristas (CIJ).

El copresidente del IBAHRI, embajador Hans Corell (retirado), declaró:'Ramón Cadena Rámila es uno de los abogados de derechos humanos más importantes de América Latina. Este ataque dirigido contra su hogar es parte de una serie de sucesos deplorables que amenazan la independencia de la abogacía y la protección de los derechos humanos en Guatemala. En la actualidad, defensores de derechos humanos en el país no pueden llevar a cabo su trabajo sin temer por su propia seguridad y la de sus familias. La ola de acoso e intimidación que tiene lugar contra defensores de los derechos humanos en Guatemala es motivo de grave preocupación para el IBAHRI, y hacemos un llamadoa las autoridades competentes para que investiguen a fondo el episodio relatado.’

Se denunció que a las 6 de la mañana del lunes 15 de agosto de 2016, más de una docena de hombres armados que se hicieron pasar por agentes de policía registraron el hogar del señor Cadena de arriba abajo en la ciudad de Guatemala, obligando a su familia y al guardia de seguridad residente que esperaran afuera de rodillas mientras la propiedad era allanada. El Sr. Cadena, que no estaba en su hogar en ese momento, recientemente ha estado representando a comunidades de Guatemala en nombre de la CIJ, en las causas contra empresas mineras multinacionales. También ha intervenido en una serie de casos prominentes de derechos humanos, entre ellos el juicio del expresidente Efraín Ríos Montt, acusado de tramar el genocidio y de cometer crímenes de lesa humanidad durante la guerra civil de Guatemala.

La copresidenta de IBAHRI, baronesa Helena Kennedy QC, comentó: ‘Recordamos a las autoridades guatemaltecas sus responsabilidades de acuerdo con los Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre la Función de los Abogados para salvaguardar a los profesionales del derecho, para que puedan desempeñar sus labores libres de intimidaciones, acoso y persecusiones que los ponga en peligro, o a quienes los rodean.Tanto la independencia como el trabajo de abogados como Ramón Cadena tienen suma importancia para la protección de los derechos de los ciudadanos en Guatemala. El IBAHRI insta al Gobierno de Guatemala a utilizar toda su capacidad para proteger a los abogados y activistas de derechos humanos que se enfrentan a amenazas cada vez mayores'.

Los observadores afirman que ha habido un aumento  en el número de incidentes relacionados con el acoso y la intimidación de prominentes defensores y defensoras de los derechos humanos en Guatemala desde enero, cuando un grupo de exfuncionarios del gobierno y oficiales militares fueron detenidos por presuntos crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra civil del país.