Tras el estudio de la Oficina de Armonización del Mercado Interior, que ya analizamos en este blog, la Comisión Europea acaba de emitir un nuevo informe que examina las retenciones aduaneras practicadas durante el año 2014 a nivel comunitario en materia de infracción de derechos de propiedad intelectual e industrial (el texto, en inglés, puede consultarse en este enlace).

Dicho informe permite hacerse una idea clara de qué tipo de flujos de mercancías se producen en la Unión Europea y qué productos están supuestamente más afectados por la falsificación. Merece llamar la atención sobre el hecho que el 81% de todas las retenciones aduaneras practicadas durante el año 2014 afectan a paquetes o envíos postales y no a contenedores de productos, lo que demostraría el peso cada vez más importante del comercio electrónico en la economía comunitaria.

Pasamos a resumir a continuación las conclusiones más relevantes del informe:

  • Durante todo el año 2014 se iniciaron 95.194 casos de retención aduanera, lo que supone un incremento del 9,6% sobre el año 2013 (86.854 casos). A pesar de ello, el número de artículos totales afectados disminuye en comparación con el año 2013: de 35.940.294 productos (con un valor de mercado de 768.227.929 €) a 35.568.982 productos (con un valor de mercado de 617.046.337 €).
  • España ocupa el sexto lugar por número de casos abiertos en el año 2014 (3.410, un 15% menos respecto del año 2013). El número de artículos afectados en nuestro país ha pasado de los 3.522.272 en el año 2013 a 1.619.264 en el año 2014 (reducción del 54%).
  • A nivel general, el origen de la mayor parte de las falsificaciones sigue siendo la República Popular China.
  • A pesar de lo anterior, determinadas categorías de productos falsificados tienen orígenes muy concretos, tales como Panamá (bebidas alcohólicas), Marruecos (otras bebidas), Tailandia (cartuchos de tinta), Hong Kong (tóner) y China (artículos para el cuidado personal, teléfonos móviles, CD/DVD y productos del tabaco).
  • Los artículos más falsificados son los cigarrillos (35% del total), seguido de los juguetes (10%), medicinas (8%), ropa (5%) y alimentación (4%). Sin perjuicio de lo anterior, se ha producido un aumento respecto del año 2013 en la importación de productos que pueden suponer un mayor riesgo para la salud y la seguridad de los consumidores, pasando éstos de un 25,2% a un 28,6%.
  • En el 92% de los procedimientos de retención de aduanas los productos sospechosos han sido destruidos, bien por mediar acuerdo entre las partes afectadas, bien como consecuencia de los procedimientos judiciales emprendidos por el titular de los derechos infringidos.