Desde el pasado 6 de abril de 2016, el Marbella Fútbol Club se ofrece a todos sus socios y aficionados. En dicha fecha comenzó el proceso de oferta de suscripción de las acciones representativas del capital social de lo que será la nueva Marbella Fútbol Club, S.A.D., que sigue al acuerdo de transformación adoptado el pasado año por la Asamblea General Extraordinaria de socios del Club.

Con la entrada en vigor de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, se impuso a las entidades asociativas que participan en competiciones deportivas oficiales de carácter profesional y ámbito estatal (en el caso del fútbol, a los clubes que juegan en Primera y Segunda División, aunque con ciertas excepciones), la obligación de que adoptaran la forma de Sociedad Anónima Deportiva.

Siguiendo la solicitud presentada por el Club a la Comisión Mixta constituida para coordinar y supervisar el proceso de transformación de clubes en sociedades anónimas deportivas, esta acordó fijar el capital social de Marbella Fútbol Club, S.A.D. en la cantidad de 725.000€, que estará dividido en 145.000 acciones nominativas, de 5€ de valor nominal cada una de ellas.

El proceso de oferta de suscripción de las acciones se ha estructurado de conformidad con lo previsto en la Disposición Transitoria Primera de la Ley del Deporte. Así, se ha abierto una primera fase que finalizará el próximo 6 de mayo de 2016 en la que los actuales 29 socios del Club pueden suscribir un máximo de 5.000 acciones cada uno. Si en dicho plazo no se suscribiesen todas las acciones (como parece que ocurrirá), estas serían ofrecidas nuevamente a los socios que ya hubiesen suscrito acciones en la primera fase, en las mismas condiciones de igualdad. Si después de esta segunda fase todavía quedasen acciones sin suscribir, cualquier tercero podría concurrir a la oferta y suscribir acciones hasta alcanzar la cifra del capital social.

Si bien el Marbella Fútbol Club no está todavía legalmente obligado a transformarse en Sociedad Anónima Deportiva, al competir actualmente en la categoría de Segunda B, parece que ya se prepara para el asalto a la Segunda División, lo que seguro supone un motivo de alegría para sus aficionados que ven en esta transformación, además de la oportunidad de convertirse en propietarios de una parte, por pequeña que sea, del club con el que vibran en cada partido, la de participar en los derechos que otorga la condición de socio capitalista de su equipo.