La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de aprobar un nuevo informe relativo a la comercialización por parte de la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LFP) de los derechos audiovisuales para las temporadas 2016/2017 a 2018/2019.

Como ya hemos comentadas en anteriores entradas de este blog, con la aprobación del Real Decreto-ley 5/2015, que regula la venta conjunta de los derechos audiovisuales del fútbol, se produjo un punto de inflexión en este ámbito. Ello vino acompañado por la intervención de la CNMC (ya comentado aquí), que publicó una serie de recomendaciones sobre el proceso de venta de derechos que puso en marcha la LFP a finales de 2015 y que culminó con la adjudicación de una serie de lotes a diferentes operadores audiovisuales.

Sin embargo, quedaron sin adjudicar varios de los lotes de contenidos audiovisuales y la LFP acaba de volver a abrir un nuevo proceso de adjudicación. En el marco de dicho proceso, la CNMC ha vuelto a aparecer en escena, publicando este nuevo informe, disponible en el siguiente enlace, que recoge una serie de observaciones al respecto de este nuevo proceso de venta, entre las que destacan:

  • Considera que la LFP debe eliminarse la posibilidad de que los operadores de televisión de pago puedan emitir el partido de las jornadas 37 y 38 de Liga en primera división (debería reservarse para su emisión en abierto);
  • El incremento unilateral del número de partidos de Copa del Rey que los operadores de pago pueden emitir en sus plataformas podría suponer una vulneración tanto del Real Decreto-ley 5/2015 como de la normativa de competencia; y
  • Vuelve a reiterar algunas de las observaciones ya realizadas en el informe previo (entre otras, las objeciones que genera el mantenimiento de los precios individuales de reserva para la adjudicación de los lotes).

Se trata de cuestiones –algunas de ellas, bastante relevantes- que pueden ser de gran importancia para los operadores que opten a estos lotes. Veremos cómo termina el partido, a falta de menos de 3 meses para que la pelota vuelva a estar en juego.