House of Cards, la exitosa serie estadounidense protagonizada por Kevin Spacey, plantea un nuevo enredo legal, aunque esta vez fuera de las pantallas. MRC II Distribution Company, la sociedad distribuidora de dicha serie en Estados Unidos, ha sido demandada por infracción marcaria y competencia desleal por D2 Holdings, una empresa de Massachussets del sector del juego.

Según ha manifestado esta empresa, desde el año 2009 posee los derechos sobre la marca “House of Cards”, la cual habría licenciado a un programa de radio denominado precisamente como la famosa serie, cuya temática principal son los juegos de azar y la industria del juego en general.

Es por ello que, a raíz del inminente lanzamiento de máquinas de azar con motivos inspirados en la conocida serie, D2 Holdings ha tomado la decisión de emprender acciones legales, tanto por infracción marcaria como por competencia desleal, con base en la confusión que dichas máquinas de azar podrían causar a los consumidores.

En este sentido, la empresa americana ha exigido a la productora de la serie que cese en el uso de la marca en cuestión y, asimismo, se deshaga de todo el material físico y digital en el que figure la referida marca.

De estimarse la demanda presentada por D2 Holdings, la conocida serie podría verse obligada a cambiar de nombre (aunque en principio solo en Estados Unidos), así como a pagar una indemnización por los daños y perjuicios causados.