En su reciente sentencia de 5 de mayo de 2016 el Tribunal Supremo ha tenido ocasión de abordar, entre otras cuestiones, el alcance de la acción revisoria prevista en el art. 47 TRLPI. Esta norma dispone que si en una cesión a tanto alzado se produjese una manifiesta desproporción entre la remuneración del autor previamente acordada por las partes y los beneficios obtenidos por el cesionario, el autor podrá pedir la revisión del contrato y, en defecto de acuerdo, acudir a un Juez para que fije una remuneración equitativa, atendidas las circunstancias del caso.

El art. 47 TRLPI se aparta del criterio general de nuestro ordenamiento jurídico consistente en respetar el precio acordado por las partes aunque pueda considerarse que no es un «precio justo», y lo hace con una finalidad tuitiva del autor, en tanto que este es considerado como la parte más débil en la contratación en el ámbito de la propiedad intelectual. Se trata de una facultad irrenunciable del autor que este puede hacer valer cuando concurren los requisitos previstos por la norma, que en síntesis son:

  • que la cesión haya tenido lugar a tanto alzado,
  • que se haya producido una manifiesta desproporción entre la remuneración del autor y los beneficios obtenidos por el cesionario,
  • que el autor haya intentado sin éxito un acuerdo con el cesionario sobre la revisión, y
  • que ejercite la facultad de revisión dentro de los diez años siguientes al de la cesión.

Hasta ahora sólo había un par de sentencias del Tribunal Supremo sobre la acción revisoría del art. 47 TRLPI: la STS 24/1/2000 (sobre la irretroactividad de la acción) y la STS 29/3/2001 (sobre los requisitos de la acción).

La sentencia que aquí se comenta versa sobre una cuestión diferente: si la acción de revisión por remuneración no equitativa está atribuida solo al titular originario de los derechos de autor, o si tiene carácter transmisible y, por tanto, puede ejercitarla un titular derivativo de tales derechos de autor que, a su vez, haya cedido por tanto alzado a un tercero determinados derechos de explotación de la obra. A este respecto el Tribunal Supremo considera que “la facultad de solicitar la revisión de la remuneración fijada a tanto alzado cuando se produce una desproporción manifiesta con los beneficios obtenidos por el cesionario, no se otorga a cualquier cedente de derechos de autor, sino exclusivamente al autor, esto es, al titular originario de tales derechos”. Y “tal facultad no es transmisible por el autor cuando transmite inter vivos derechos de propiedad intelectual”.

En este caso, como la demandante no era la titular originaria de los derechos de autor sobre las obras litigiosas, sino que los había adquirido previamente de un tercero, el Tribunal Supremo concluye que carece de legitimación activa para solicitar la revisión de la remuneración a tanto alzado acordada en los contratos suscritos entre ésta y la demandada.

Con todo, el Tribunal Supremo deja por resolver alguna cuestión importante, como si el art. 47 TRLPI protege exclusivamente a los autores personas físicas o también a las personas jurídicas a las que la ley expresamente extiende la protección prevista para el autor, como sería el caso de las personas jurídicas titulares originarias de obras colectivas por virtud del art. 8 LPI.