En un año electoral, los inversores prestan mucha atención a los entornos políticos de las jurisdicciones que buscan el desarrollo de las asociaciones entre los sectores público y privado (“P3” o “PPP”). La inversión en el desarrollo de un proyecto de infraestructura pública podría verse afectada por los cambios en las preferencias políticas, lo que añadiría riesgos adicionales. Como tal, los inversores están seguros de invertir en estados y de asociarse con gobiernos que estén listos y favorezcan las P3. La preparación refleja un marco regulatorio, de políticas y adquisición establecido que permite que el gobierno obtenga los proyectos de P3. La amabilidad connota voluntad y motivación para identificar y lograr con éxito los proyectos de P3.

P3-POINT de Aon, una encuesta que fue compartida con más de 1.000 líderes de la industria de las P3, es una herramienta diseñada para evaluar la preparación y la amabilidad de una jurisdicción para determinar cuáles jurisdicciones son las más seguras, desde el punto de vista político, para tener un proceso de adquisición exitoso de los proyectos de P3 y cuáles son menos seguras para hacerlo. En una escala que oscila de insegura a más segura, Aon clasificó Florida como una jurisdicción segura para completar con éxito un proceso de adquisición de las P3.

Una clasificación de este tipo puede aliviar la preocupación que los inversores puedan tener a la hora de desarrollar proyectos de P3 en Florida. Como se explica en el reciente informe técnico sobre las P3 elaborado por Bipartisan Policy Center, cuando una jurisdicción ha demostrado la capacidad y el deseo de completar los proyectos sin demoras ni cancelación, los inversores pueden estar seguros de que no serán en vano los esfuerzos realizados para la licitación de los proyectos. Cuando los inversores tienen la garantía de que los cambios en el entorno político y regulatorio no estropearán los proyectos de P3, se sienten más dispuestos a emplear el tiempo y el capital intelectual necesarios para participar de las licitaciones que se realizan para los proyectos de P3. Los inversores necesitan tener garantías sobre las demoras y el clima político porque, por naturaleza, las P3 se basan en una asignación mutua de riesgos, costos y beneficios entre la parte privada y la entidad pública. Cuando los líderes y las partes interesadas de la entidad pública no están totalmente informados acerca de las ventajas de una P3 o su valor, y se centran más en los costos y los riesgos, podrían surgir reacciones políticas que causen demoras o cancelaciones de los proyectos, lo que ocasionaría pérdidas económicas para los inversores privados.

Al igual que el estado de Florida, el condado de Miami-Dade ha emprendido varias de las medidas recomendadas que reflejan la preparación y la amabilidad para participar en las P3 y resistir los cambios políticos, lo que incluye la aprobación de legislación sobre las P3 que sirva como marco propicio, el establecimiento de un Grupo de trabajo de las P3 para delinear los mejores prácticas, y el inventario de los principales activos públicos, tales como la compleja infraestructura de agua y alcantarillado y el sistema de transporte del condado, que necesitan mejoras significativas. Mientras Miami-Dade continua evaluando su cartera de proyectos de P3, identificará y llevará a cabo proyectos que resulten atractivos para los inversores privados y estén ligados a un claro beneficio público, lo que demuestra que es un socio dispuesto, proactivo y seguro para que se completen con éxito los proyectos de P3.

Miami-Dade puede seguir atrayendo a socios privados que le ayuden a afrontar sus retos de infraestructura, ya que puede demostrar que seguirá teniendo un entorno favorable para las P3 y la voluntad política para implementar eficazmente el método de adquisición de las P3.