La Dirección General de Tributos, en contestación a la consulta V3301‑15, de 27 de octubre, analiza la tributación de una operación en virtud de la cual la entidad consultante tiene previsto repartir dividen‑ dos entre sus socios, una parte de cuyo pago se efectuaría en especie —con un inmueble de su pro‑ piedad— y el resto, mediante transferencia banca‑ ria. En su respuesta, el centro directivo determina las consecuencias fiscales del reparto de tales di‑ videndos en especie, tanto respecto de la sociedad como del socio, desde la perspectiva del impuesto sobre sociedades, del impuesto sobre transmisio‑ nes patrimoniales y actos jurídicos documentados, del impuesto sobre la renta de las personas físi‑ cas y del impuesto sobre incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana. Exponemos,   a continuación, sus principales conclusiones al respecto.

  1. Impuesto sobre sociedades

En relación con el impuesto sobre socieda‑ des, y de acuerdo con el artículo 17 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, la Direc‑ ción General de Tributos señala que el inmue‑ ble objeto del reparto de dividendos deberá valorarse de conformidad con su valor normal de mercado, integrando la entidad transmi‑ tente en su base imponible la diferencia entre el valor de mercado de los elementos transmi‑ tidos y su valor fiscal, entendiendo por valor normal de mercado el que hubiere sido acor‑ dado entre partes independientes.

  1. Impuesto sobre transmisiones patrimo- niales y actos jurídicos documentados

Analizados los artículos 7, 8, 10, 11 y 31 del Texto Refundido de la Ley Reguladora del Im‑ puesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, la Dirección General de Tributos concluye que la operación descrita forma parte del hecho imponible del impuesto, en la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas, no siendo de apli‑ cación la norma general de no sujeción del artículo 7.5 del aludido texto refundido, y teniendo la condición de sujetos pasivos los socios que van a adquirir el inmueble.

Por otra parte, el centro directivo recuerda que la sujeción a la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas excluye la aplicación de la cuota variable del documento notarial de actos jurídicos documentados ante la incom‑ patibilidad entre ambos tipos impositivos.

  1. Impuesto sobre la renta de las personas físicas

Examinando las consecuencias fiscales que para los socios se derivarán del reparto de dividendos en especie, el centro directivo co‑ mienza recordando que, a efectos del impues‑ to sobre la renta de las personas físicas, los dividendos tienen la consideración de rendi‑ mientos del capital mobiliario para los socios, estando sujetos a retención a cuenta, y que posteriormente incidirán en diversos aspectos relativos a la particularidad que implica su re‑ parto en especie.

Así, en primer lugar, se señala que la parte en la que se traduzca el reparto de dividen‑ dos en especie debe valorarse por su valor de mercado, de acuerdo con lo establecido en el apartado 1 del artículo 43 de la Ley del Im‑ puesto sobre la Renta de las Personas Físicas, estando constituido el valor de adquisición del inmueble a efectos de futuras transmisiones por el valor de mercado en el momento de su entrega al socio. En relación con la determi‑ nación de dicho valor, y ante la consulta so‑ bre la posibilidad de aplicar el valor estable‑ cido por una comunidad autónoma a efectos de otros impuestos, la Dirección General de Tributos señala que dicho valor de mercado correspondiente a los inmuebles es el que co‑ rrespondería al precio acordado para su venta entre sujetos independientes en el momento de la transmisión, sin que, por tanto, pueda afirmarse, en principio y en abstracto, que dicho valor de mercado coincida con el apun‑ tado anteriormente.

Por otra parte, el cálculo del rendimiento ín‑ tegro correspondiente al dividendo en espe‑ cie se llevará a cabo sumando a dicho valor de mercado el ingreso a cuenta (salvo que su importe hubiera sido repercutido al socio), in‑ greso a cuenta cuya cuantía habrá de deter‑ minarse conforme a las reglas establecidas en el artículo 103 del reglamento del impuesto.

  1. Impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana

La Dirección General de Tributos, a la vista del tenor literal del artículo 104.1 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de Hacien‑ das Locales, recuerda que el incremento de valor que experimenten los terrenos urbanos puede tener su origen en la transmisión de la propiedad por cualquier título, tanto oneroso como lucrativo, así como por la constitución o transmisión de derechos reales de goce limi‑ tativos del dominio sobre dichos terrenos. Por tanto, si la sociedad consultante transmite la propiedad del inmueble urbano a sus socios en concepto de pago de dividendos, se realiza el hecho imponible del referido tributo y se grava el incremento de valor de los terrenos de na‑ turaleza urbana que se ponga de manifiesto con ocasión de la transmisión de la propiedad, teniendo dicha transmisión carácter oneroso, ya que se ejecuta como retribución de divi‑ dendos.

Por otra parte, y de acuerdo con el artícu‑   lo 106.1b del mismo texto legal, la condición de sujeto pasivo del tributo recae sobre la sociedad transmitente, que habrá de consig‑ nar en la base imponible del impuesto —de acuerdo con el artículo 107 del aludido texto refundido— el incremento del valor del in‑ mueble puesto de manifiesto en el momento del devengo y experimentado a lo largo de un periodo máximo de veinte años. Dicho valor, tal y como se infiere del apartado 2a del mismo artículo 107, coincidirá con el valor catastral del inmueble en el momento del devengo y se aplicará sobre él el porcentaje anual que corresponda en función de lo pre‑ visto en el apartado 4 del artículo 107 men‑ cionado.

Una vez establecida así la base imponible, se determinará la cuota íntegra del impuesto aplicando sobre aquélla el tipo de gravamen fijado por el ayuntamiento, sin que dicho tipo pueda exceder del 30 %.