Como continuación a la entrada publicada en este blog el pasado mes de abril de 2016, titulada “Famosos y videojuegos: una larga partida”, en la que citábamos distintos enfrentamientos entre famosos y compañías de videojuegos, os contamos ahora el desenlace de uno de ellos.

En particular, nos hacemos eco del caso de reciente noticia que tiene como protagonista al ex jugador de fútbol americano Jim Brown. Se trata de una disputa que surgió en 2008 cuando Brown optó por no ceder a la empresa de videojuegos Electronic Arts el uso de su imagen para la creación de un personaje del videojuego “Madden”.

Más tarde, y a pesar de la negativa de Brown a ceder su imagen, éste pudo advertir que en el referido videojuego había un personaje con rasgos muy similares a los suyos, lo que llevó al ex jugador de los Cleveland Browns a emprender acciones legales contra la multinacional de los videojuegos. En concreto, Brown alegaba que el videojuego presentaba un personaje cuya altura, peso, color de piel, experiencia profesional, posición de juego y habilidad, poseían un gran parecido físico con su persona e incluso con su trayectoria profesional.

Después de que la demanda de Brown se desestimara en primera instancia, y de que éste recurriera en apelación, a finales de junio conocimos que el ex jugador de fútbol americano había decidido retirar la demanda interpuesta contra la compañía de videojuegos tras haber alcanzado un acuerdo con la misma; acuerdo que prevé el pago de 600.000 dólares al jugador como indemnización.

Como ya adelantábamos en nuestra entrada anterior, se trata de un tipo de disputas cada vez más frecuentes a consecuencia de la creciente sofisticación gráfica de los videojuegos, por lo que es probable que en un futuro no muy lejano aparezcan nuevos casos.