En una decisión emitida ayer, los eurodiputados valoran positivamente de la Comisión Europea y la administración estadounidense para establecer un marco regulatorio para las transferencias de datos entre la Unión Europea y los Estados Unidos en sustitución del Puerto Seguro.

Sin embargo, en línea con lo indicado por el Grupo de Trabajo del Artículo 29 (según comentamos en esta entrada), el Parlamento pone de manifiesto la existencia de deficiencias en el Escudo de Privacidad UE-EE.UU. y pide a la Comisión que las tenga en cuenta en sus negociaciones con los Estados Unidos.

Entre los defectos del acuerdo que se está negociando se indican los siguientes:

  • El acceso a los datos por parte de las autoridades estadounidenses.
  • La recolección masiva en contra de los principios de necesidad y proporcionalidad.
  • La insuficiente independencia y poder de actuación del defensor o mediador (“ombudsperson”).
  • La complejidad de los mecanismos a los que pueden recurrir los interesados para hacer valer sus derechos.

Los eurodiputados han incidido también en la importancia de que la Comisión revise “a fondo” periódicamente el Escudo de Privacidad para garantizar su adecuación en todo momento.