Finalmente ya hay acuerdo para la transferencia de datos desde Europa a Estados Unidos. Tras la anulación en octubre de 2015 del Safe Harbour por el Tribunal de Justicia del a Unión Europea, se generó una situación complicada para las empresas europeas que realizaban transferencias internacionales de datos a Estados Unidos, ya que hasta ese momento bastaba con que la empresa receptora de los datos estuviera en el Safe HArbour.

Este nuevo acuerdo se ha denominado Privacy Shield abandonado así cualquier referencia al antiguo Safe Harbour.

El Privacy Shield pretende ofrecer garantías en el acceso a los datos por parte de las autoridades, así como ofrecer herramientas a los usuarios para poder emprender acciones legales contra las compañías que utilicen sus datos de forma inadecuada. Entre otras obligaciones, las empresas receptoras de los datos dispondrán de plazos determinados para contestar a las reclamaciones realizadas por los ciudadanos europeos. 

Además, el acuerdo obliga a que cualquier empresa que trate datos de recursos humanos de Europa tiene que comprometerse a cumplir con las decisiones de las autoridades de control europeas. Por otra parte, se estable que el Departamento de Comercio se encargará de que las empresas receptoras de los datos publiquen sus compromisos respecto al tratamiento de datos.

Respecto a la seguridad nacional, se ha establecido un compromiso de proporcionalidad respecto al acceso de la información por parte de la administración estadounidense, descartándose la vigilancia masiva e indiscriminada.

Además, con el fin de supervisar el funcionamiento del acuerdo se establece la obligación de revisión conjunta anual por parte de la Comisión Europea y el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Para más información pincha aquí