El pasado mes de diciembre, el Parlamento Europeo llegó a un acuerdo preliminar sobre el texto de la Directiva de Secretos Industriales. El texto, tal y como se había anunciado, pretende armonizar las regulaciones nacionales de los estados miembros en esta materia. Por este motivo, se incluye en la Directiva una definición de secreto industrial, y se establecen una serie de derechos mínimos que tendrán los titulares de la información confidencial que reúne estas condiciones.

Igualmente, se establecen una serie de limitaciones para estos titulares en el ejercicio de sus derechos, y se regulan las medidas para reprimir y compensar el uso ilícito de secretos ajenos. Se espera que el próximo mes de marzo 2016 se pueda presentar ya el texto definitivo y someterse a aprobación. A partir de ese momento los estados miembros dispondrán de un plazo de dos años para armonizar sus ordenamientos jurídicos, alineándose con la nueva regulación comunitaria. No se esperan grandes cambios en la legislación española, aunque todos los expertos coinciden en la oportunidad de la directiva, que puede clarificar conceptos y facultades legales que nuestro derecho no ha llegado a determinar hasta la fecha. 

Para más información pincha aquí