El Vicepresidente y Comisario europeo de Mercado Único Digital, Andrus Ansip, anunció hace pocos días que el Parlamento Europeo ha aprobado el nuevo régimen de portabilidad de contenidos online, conforme a las negociaciones y al acuerdo mantenido a principios de año entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión.

A espera de su aprobación final por los Estados miembros en las siguientes semanas, esta decisión supondrá que, desde principios del año próximo, aquellas personas que tengan suscritos contratos de servicios para el visionado online de películas, deportes, música, juegos o series en su país de residencia podrán continuar viéndolos en cualquier otro Estado de la Unión Europea, sin que ello conlleve cargos adicionales para los usuarios.

Los proveedores contarán con un plazo de 9 meses para adaptarse a la nueva normativa. Únicamente aquellos que presten inicialmente los servicios sin ningún tipo de coste para el usuario podrán elegir si quieren beneficiarse de esta normativa y, en caso de que opten por la misma, se les aplicará de manera análoga al resto de proveedores.

La decisión se enmarca dentro de la estrategia europea para la consecución de un Mercado Único Digital y, en especial, la modernización de la regulación europea sobre el copyright. La estrategia de un Mercado Único Digital busca mejorar el acceso de los usuarios a los bienes y servicios online, con independencia del Estado miembro de la UE en que se encuentren, impulsando a su vez el desarrollo y mejora de las condiciones de los proveedores digitales y plataformas online y maximizando el crecimiento de la economía digital.

Entre otros objetivos, y junto con la portabilidad de contenidos online, la Comisión propuso también nuevas excepciones para permitir el uso de materiales digitales en el ámbito de la educación y la investigación, o mejorar los derechos de los creadores y editores de prensa.